Toro

Con cierta frecuencia nos desplazamos hasta Toro para recorrer sus caminos a golpe de pedal y disfrutar de su río — de nuestro río — cuando baja ya, maduro, hacia Zamora.

Durius Aquae. Una vista de Toro y el Duero
Una vista de Toro y el Duero

Toro es una villa imponente. Elevada un centenar de metros sobre el Duero,  éste la acaricia descarnando sin piedad sus farallones de tierra. Aun así mantiene un perfil sobrecogedor y dominante que hace que su comarca, el Alfoz de Toro, llegue hasta donde es vista la torre de su Colegiata.

Cruzado el río, hacia el sur, se extiende una vega baja para elevarse después con cierta brusquedad y formar un paisaje suave y ondulado por el que da gloria rodar, aunque siempre parezca que vas subiendo. Sus caminos firmes y ligeramente arenosos nos facilitan el movimiento y hacen sonar agradablemente la ruedas al girar sin que se peguen los barros.

Durius Aquae, Campos ondulados
Campos ondulados

El valle del Guareña marca su límite al Este y Sur y la Tierra del Vino se solapa al Oeste. En sus paisajes no cabe la monotonía; pinares y dehesas, valles y cerros, fuentes, roquedos y cultivos. Estos últimos con los mimados majuelos como protagonistas salpicando la campiña y dejando atrás en protagonismo a colzas y cebadas. Los almendros, ahora de blanco, iluminan cielos oscuros vestidos de nubes y algunas alamedas acompañan a las innumerables fuentes desparramadas. Las tierras, de colores pardos, tornan a un rojizo luminoso cuando la lluvia las humedece.

Durius Aquae: Joven encina solitaria
Joven encina solitaria

Los pueblos, como todo en el Duero, son discretos y humildes. Algunos como Venialbo ocupando el valle del arroyo Talanda, otros como Valdefinjas sobre una pequeña meseta y alguno como Peleagonzalo tuvo que buscar refugio en las laderas cercanas perseguido por un Duero violento que le reclamó sus tierras.

Gentes hay pocas, a eso ya estamos acostumbrados. Mayores recogidos en sus pueblos y personas del este de Europa acomodando parras en sus espalderas. También es posible encontrar una pareja de jubilados británicos paseando por los caminos que nos preguntan con naturalidad: ¿where do you came from? … Parece que el mundo sigue siendo suyo.

Durius Aquae: fuente de la Paloma
Fuente de la Paloma
Las fuentes

Curiosamente las últimas rutas por esta comarca han sido en primavera y acompañadas de un tiempo revuelto y lluvioso. Además visitamos sus “Aqvosas Edades del Hombre” y por si fuera poco y desde que un amigo encontrara algunos documentos sobre las fuentes del alfoz nos hemos dedicado a descubrir sus antiguas fuentes, que son muchas. Es decir, parece que por estos lares siempre nos acompaña el agua. Por ello, las rutas son serpenteantes y quebradas, con varios ramalillos que dibujamos sobre el terreno, caminando, al rebuscar los manantiales más escondidos.

Durius Aquae,Fuente Nicomedes
Fuente Nicomedes

Estas fuentes son los vestigios de un pasado reciente, aún en la memoria de muchos. Un pasado de trabajo muy duro, de acémilas y otros ganados. Del día en el campo con pan y torrezno, bota y limpios manantiales.

Durius Aquae, Fuente de las Muñecas
Fuente de las Muñecas

Las fuentes de Toro son coquetas y nos muestran orgullosas una arca decantadora formando una rústica cúpula; trabajada en piedra, ladrillo o ambas cosas.  A continuación suele haber un rústico pilón y con el desagüe de éste se llenaba una charca casi siempre convertida en abrevadero de formas diversas. Eran sin duda los sitios “de ambiente” en el campo; allí coincidían labriegos, pastores y carreteros en sus altos.

Durius Aquae: Monumental fuente de Valdebuey
Monumental fuente de Valdebuey

Por desgracia se encuentran muy abandonadas. Solamente unos carteles de madera con su nombre, en algunas de ellas, nos dan cierta esperanza de que no pasarán al olvido.  De los años 70 del pasado siglo datan los últimos arreglos que señalan las marcas en el cemento que descubrimos. Algunas están limpias de maleza pero otras cuesta hasta encontrarlas. Pero lo peor, sin duda, es que casi todas están secas. A pesar del invierno lluvioso, casi ninguna ofrece un chorro limpio y claro. Por el contrario la gran mayoría nos muestra el descenso imparable de la capa freática. Algo que parece debido a los abusos del regadío.

Durius Aquae: Almendros en flor
Y los almendros en flor
Las rutas

Aquí os presento un par de rutas “buscafuentes” muy interesantes y entretenidas grabadas en wikiloc:

Y en el blog “Valladolid Rutas y Paisajes, caminos por una provincia” algunos artículos más y mejor detallados sobre estas fuentes.

Además de pinchar tres veces hubo tiempo de empaparse
Además de pinchar tres veces hubo tiempo de empaparse

One thought on “Al sur de Toro; fuentes entre suaves campiñas rojas

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies