En este caso, haciendo gala de una fuerza de voluntad motera inquebrantable, aprovechamos una ventana entre sucesivas borrascas para acercarnos a Becerril del Campos para, desde allí, visitar las estrellas. A pesar del buen día y lo bonito de la ruta hoy no hablaremos de motos sino de poner en valor el esfuerzo terracampino nada menos que por… sobrevivir.

Durius Aquae: Las casas de nuestros pueblos
Las ruinosas casas de nuestros pueblos
Tierra de Campos

Dentro de España, Castilla y León es tierra de nadie, un espacio vacío —obviedad secular—. Y dentro de Castilla y León Tierra de Campos, herida de gravedad, se aferra.

Apenas hay desarrollo; no hay vino, ni industria, ya ni lana casi… Regadíos los justos y los pueblos, que suelen ser de barro, se desmoronan y parecen ciudades fantasma difuminadas por escombros de adobe, teja y madera. Así están las cosas y no es posible ser optimista. La mayor parte de los pueblos desaparecerán en breve.

Durius Aquae: iglesia de santa María, museo de Arte Sacro
Impresionante Santa María

Los edificios “terracampinos” son bellos y armónicos pero necesitan un continuo mantenimiento. Una vez abandonados o dedicados a otros usos no resisten, se deterioran y finalmente colapsan, así vemos sembrada la comarca de “restos de lo que hubo” y solamente en algunas ocasiones es posible recuperar alguno con grandes esfuerzos económicos y a veces con resultados inciertos.

Becerril

En esta localidad habitan la quinta parte de las personas que llegaron a ser. Es decir, una quinta parte de su infraestructura, de su caserío , de sus bienes y patrimonio esta perdido o abandonado. Aun así, a sabiendas de que pocos municipios sobrevivirán a un futuro cercano, Becerril sigue peleando.

Durius Aquae: Puente de San Juan, sobre el Ramal de Campos
Puente de San Juan, sobre el Ramal de Campos

Becerril tiene ciertas ventajas, todo hay que decirlo: no está lejano de su capital, lo abraza con mimo el río inventado llamado Canal de Castilla y cuenta con un gran patrimonio cultural que está intentando rescatar. Fuentes, puentes, acueducto, ermita. Su curioso ayuntamiento, lleno de frases moralizantes que, hasta ahora, los “históricos trastornos de los legislativos” han respetado. Y sus iglesias…. Llegó a tener siete parroquias, pero esto era lo normal. Entre más de tres mil vecinos a cada parroquia le corresponderían unos quinientos, ¡ah!, y de aquellos parroquianos que casi habían de fichar a la misa mayor. Ahora los descendientes de los que nos faltan suelen aparecen por otras regiones españolas “creando” egoístamente nuevas naciones.

San Pedro Cultural

Becerril ya había conseguido recuperar la espectacular Iglesia de Santa María. Es magnífico observar sus proporciones y particular estilo desde el exterior. Además es visitable y alberga una buena colección de arte sacro.

Durius Aquae: San Pedro un espacio dedicado a la astronomía
San Pedro un espacio dedicado a la astronomía…

Pues a Santa María, desde hace no mucho hemos de unir San Pedro, que fue el objeto de nuestra visita hace unos días. La primera sorpresa fue el edificio en sí, de hermosas proporciones renacentistas. Combina el ladrillo con buenos sillares integrando su antiguo pórtico románico. Tuvo una torre —algo chata— que hubo que derribar y con ella casi cae la iglesia completa.

Todo esto y más cosas nos lo iba contando Carmen; guía comprometida y educada que es capaz de mantenerte atento a pesar del alboroto de un montón de chiguitos desubicados. La cuestión es que, gracias a la idea de alguien, las ruinas de una iglesia ya dada por perdida, se han convertido en una iniciativa original, cultural, nada aburrida y sobre todo y a la vista de lo visto, atrae a la gente. En el pase nuestro eramos unas cincuenta personas… en Tierra de Campos ¡cincuenta personas juntas!

El espacio aledaño exterior cuenta ya con elementos relacionados con el orbe que te introducen en el asunto. Pero es cuando entras en el interior cuando te sorprendes por la acertada sensación ambiental que han conseguido sus rehabilitadores y que podéis ver en la imagen a base de trampantojos y cuidada iluminación.

Durius Aquae: iluminación de San Pedro Cultural
… con una sobrecogedora puesta en escena

Elementos simples como péndulos, óculos, estenopes… nos marcaban la hora, el mes, la constelación y nos contaban que nos desplazamos “como en moto” a través del espacio. Algunos elementos más enriquecían el espacio como un trozo de meteorito “caído del cielo” de Palencia y una pieza de una estación espacial. Todo ello alternando con piezas rescatadas del templo como lápidas, pila bautismal y trozos de alfarje.

¿Una rama verdecida?… ¡ojalá!

Sin duda damos la enhorabuena al proyecto y como aquel olmo seco de Machado lo vamos a considerar como una de las ramas verdecidas que podrían revitalizar nuestra tierra. Una tierra que se mueve dentro de un espacio que se expande que está dentro de…. Bueno… No es necesario llegar tan lejos, nos conformaremos con nuestras motoras, subiendo y bajando algo concreto. Por ejemplo: los Torozos y a casa.

 

 

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies