En 1878 el ingeniero de la División Hidráulica de Valladolid, Ángel Gª del Hoyo, describió técnicamente los 93 km del curso del río Trabancos desde su nacimiento en la fuente de Valdeverdina, término Herreros de Suso, hasta su llegada al río Duero por su margen izquierda en el pago de Bayona, término de Pollos.

Ruta Naval del Rey-Bayona
AQUÍ el track de wikiloc, 53 km, ¡por si alguien se anima!

También nos indicaba los arroyos que le tributaban y el número de artefactos que se beneficiaban de sus aguas, saliendole una cuenta de nueve molinos; casi todos de dos rodetes.

Eran épocas en que las excavaciones de pozos se hacían de forma simple: cavando con barra y desescombrando a herradas. Los pozos artesianos eras costosos y comenzaron algo más tarde como un gran avance para suministro de agua potable a localidades. Ahora, en cambio, se hacen con facilidad  y el abuso indiscriminado de regadíos con aguas extraídas de los acuíferos que mantenían saturado su cauce lo han matado.

Durius Aquae: Un Trabancos vacío nos sirve de ciclo-ruta
Un Trabancos vacío al menos nos sirve de ciclo-vía

En la excursión de estos pasados días, partiendo de Nava del Rey, hemos buscado el Trabancos, o —mejor dicho— lo que queda de él; que no es otra cosa que un cauce artificial y seco y los puentes que salvan su valle. Y así encontramos su desembocadura en la que un Duero, recrecido por el embalse de Castronuño, le cede algunas aguas para que al menos pueda alojar alguna ninfa discreta que lo provea una mínima dignidad en su último estertor.

Comenzamos a rodar en Nava del Rey

en una mañana muy oscura y desapacible. Visitamos su Ermita de la Concepción e inmediatamente pusimos rumbo noroeste buscando el cauce seco del Trabancos que encontramos en término de Sieteiglesias no muy lejos de nuestra conocida Fuente de la Mora, la única que nos consta con agua por estos lugares.

Hace 100 años construyeron esta presa en el Eván de Arriba
Hace 100 años construyeron esta presa en el Eván de Arriba

Encontramos el río encauzado artificialmente, como si alguna vez hubiera estado tentado de escapar, de regar algún prado o inundar alguna población. Su valle es muy ancho; nos lo muestra el enorme viaducto del AVE mientras nosotros rodamos por el arenoso cauce lleno de hojarasca.

Más adelante atravesamos los Evanes: Primero el de Arriba, ruinoso y despoblado nos muestra algunas paredes de calicanto que fueron castillo y no granja abandonada como esta actualmente. Seguimos nuestros caminos hasta llegar al Evan de Abajo donde si parece que mora alguna familia. Encontramos también los restos de su otro castillo junto a una adecentada ermita dedicada a San Miguelito. Dos castillos casi juntos; sin duda el río fue tierra de fronteras entre León y Castilla.

Durius Aquae: Ermita de San Miguelito al abrigo del viejo castillos del Eván de Abajo
Ermita de San Miguelito al abrigo del viejo castillo del Eván de Abajo
Seguimos nuestro paseo bajando el río,

llegamos a sus últimos puentes; uno lo cruza el ferrocarril a Zamora y el otro la carretera VA-610, desde arriba ya vemos a nuestro Duero al fondo. Seguimos ruta por los sotos de Bayona hasta la vieja casa de labranza que aún luce una parra bien podada en su fachada, desde allí nos dirigimos hacia la desembocadura.

Durius Aquae: El puente del Ferrocarril a Zamora por el que un tren pasa aún cada día
El puente del ferrocarril a Zamora por el que un par de trenes pasan aún cada día

La selvática ribera del Duero nos dificulta el acceso pero, tras algunos arañazos zarceros, finalmente conseguimos encontrarlo. Estamos en pleno embalse de Castronuño, el Duero se encuentra recrecido algunos metros y esta circunstancia favorece que el río mismo invada la desembocadura del Trabancos haciéndonos ver con agua lo que de por si es un simple lecho vacio.

Durius Aquae: Últimos metros del Trabancos inundado por el Duero recrecido
Últimos metros del Trabancos inundado por el Duero recrecido

Regresamos por el Cordel de Bayona, entre pinares, para volver el reencuentro con el Trabancos por su margen derecha. Aún encontramos los restos de la cárcava de su último molino: el Molino del Anís. Sin embargo el cercano despoblado de Santa Lucía ha sido ya borrado y arado.

Ahora la bicicleta prima,

la senda que llevamos es muy entretenida pero algo complicada. Continuos toboganes entre las irregulares laderas de tierra roja hacen necesario ir bien atentos. Solamente deteniéndose es posible contemplar los prados que conserva el río desde cierta altura. Algunas vacadas negras pastan lo poco que queda ya de este invierno.

Durius Aquae: El pastor de Nava del Rey
El pastor de Nava del Rey

Dejamos el río reseco y remontamos el valle hacia la Nava, todavía tenemos tiempo de dar cuenta de lo que llevamos en nuestras mochilas al abrigo de un pino caído, más adelante charlar con un conocido pastor y aun de reparar un pinchazo inoportuno que nos hace llegar casi con el frío crepúsculo.

Como el crepúsculo del río que nos apena.

En el tramo que hemos recorrido hubo fincas, molinos y huertas; familias que lucharon por concesiones de agua que fueron menguando. No por la falta de permisos o autorizaciones sino por la falta de a que darlos. Finalmente las aguas dejaron de correr, los molinos no llenaban sus presas y los pozos tradicionales se secaron. Y así, todos se fueron yendo.

Ahora los pozos siguen esquilmando los acuíferos hasta que se agoten y luego… si aún queda alguien también se marchará. Nosotros en nuestro viaje solamente pudimos dar los buenos días a nuestro solitario pastor, única persona que encontramos en el recorrido aparte del pueblo de Nava del Rey.

 

Durius Aquae: Requiem por el Trabancos
Requiem por el Trabancos

 

One thought on “El finado Trabancos: su vieja e inútil desembocadura

  1. Es tan triste la historia del Trabancos como el cielo plomizo que te acompañó todo el recorrido. Una pena que esas nubes no puedan alegrar el cauce del río.

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies