En la entrada anterior: Valcorba, un valle sin arroyo (I)

 

Había remontado el vallejo de Valcorba desde Santibañez hasta el áspero campo de piedras. Al subir las últimas cuestas un fuerte viento, como de mar, me daba en la cara. Bueno, eso es lo que me parecía. Al cambiar de rumbo para ir regresando los resoplidos fueron aún más violentos por lo que las cosas se pusieron peor. Si ya estaba cansado la sensación de no avanzar nada, era demoledora. Pero como todo pasa, al girar en nuevos caminos las cosas cambiaron y comencé un vuelo raso hacia la magnífica chopera de Minguela.

Durius aquae: Páramos en Campaspero
Páramos en Campaspero
Minguela y las víboras

Minguela nos demuestra que los asuntos de despoblación, tan actuales, no son nuevos. Los lugares están vivos y por ello, primero nacen y acaban muriendo. A finales del XVII tenía 80 vecinos (más de 300 h) y llegó a ser la cuarta población del sexmo de Cuellar. Cincuenta años después ya no quedaba nadie en el lugar. No sabemos si se desplazaron hacia Bahabón o —como cuenta alguna leyenda—, murieron envenenados todos el mismo día  por una inoportuna víbora, de las que allí abundan, que cayó en la olla de una boda.

Durius Aquae: Torreón en Minguela
Torreón (antigua iglesia) en Minguela. al fondo su espléndida alameda

Sea como fuere aún se mantienen en pie algunos muros de su iglesia, paredes, tenadas, su fuente —seca— y los restos del magnífico puente que debió de tener para cruzar el Valcorba. Y todo ello entre pequeños acantilados de caliza y la chopera más hermosa en bastantes kilómetros a la redonda. Sonora como pocas, incluso sin hojas.

La Pared del Castro

El viento ahora me favorece. Me entra por la amura de la bicicleta y me hace sentir cómodo por lo alto del valle, así puedo ir observando sucesivamente Bahabón y Torrescárcela ya casi a contraluz.

Durius Aquae: Fuente del Baitardero
Fuente del Baitardero. Abajo el Valcorba

Sigo por el estrecho paramillo que se forma entre el Valcorba y el Arroyo de Cogeces. Algunos pinares se suceden, también encinas de plantación. A medida que avanzo los bosques cerrados se alternan con las tierras de cultivo. A la altura del molino de los Álamos busco y encuentro la fuente del Baitardero. La fuente de piedra a media ladera está también seca pero la vista del valle desde la misma es de lo mejor de la excursión.

Llego por fin hasta la Pared del Castro. De no echarle imaginación puede ser algo decepcionante para un ciclista bregador. Se trata de los restos de un muro de unos 200 m de largo y unos 4 de alto. En realidad solamente ves montoneras de piedras entre encinas que bien podrían ser majanos si estuviéramos entre cultivos. Parece ser que la causa de su estado es que fue utilizado como “cantera” en los pasados 80 para la carretera que se construyó entre Cogeces y Santibañez. Gracias a las explicaciones de algunos carteles nos hacemos idea de la magnitud de las obras que se hacían por aquí en la edad del bronce, justo cuando Tutankamon gobernaba allá en Egipto.

Durius Aquae: Panorámica desde el Pico de la Frente
Panorámica desde el Pico de la Frente. al fondo Santibañez y el valle del Duero

El lugar solamente tiene un acceso: su camino de entrada. Con algo de esfuerzo y pie a tierra encontré la manera de bajar el Pico de la Frente por su empinada ladera. Algo penoso pero efectivo.

Tras la imponente bajada retomé el camino y algo de la carretera hasta Santibañez. Tras vencer la tentación de dar por finalizada la ruta y… al coche, me animo a buscar el desenlace de este desamparado arroyo.

Hacia el Duero

Entre caminos arenosos me dirijo hacia el Duero. Todos los tributarios del Valcorba los he encontrado secos, el del Molino, en Traspinedo, entre arenas, no iba a ser menos. Sin embargo lo pozos proliferan e incluso en la lejanía se escuchaba el insaciable run-run de las bombas tirando agua.

Durius Aquae: Restos del ferrocarril Valladolid-Ariza sobre el Valcorba
Restos del ferrocarril Valladolid-Ariza sobre el Valcorba

Entro por los pinares y llego hasta el antiguo cruce con el ferrocarril de Ariza. El tamaño del puente diseñado hace ciento cincuenta años nos dá la medida que tuvo el arroyo. Si bien nunca debió ser gran cosa tampoco fue un regato.

Entre el oscuro camino en la atardecida me topo con una jabata muerta en el medio del camino. Temeroso paro a ver si está herida, pero no, está bien muerta aunque sus patas flexionan bien al tocarla. Me pregunto qué le habrá ocurrido. Desconozco si habría que comunicarlo… o quizás sirva de alimento a otras alimañas…

Sigo hasta el área de Puente Hinojo, de su pequeña fuente mana un hilo de agua de la que tengo que beber y refrescarme. Mientras, un dulzainero practica en soledad. Y no es de extrañar que lo haga así; el intenso sonido del instrumento lo llevo oyendo desde que abandoné Santibañez, ¡a más de dos kilómetros!.

Durius Aquae: Una jabalina muerta en el camino
Una jabalina muerta en el camino

Aquí cruzo la N-122 y trato de llegar hasta la desembocadura misma. Lo hago por un intransitable camino equivocado y aunque lo consigo me arrepiento de no haber dado la vuelta. Por el lado derecho del arroyo es fácil y agradable al estar arreglada la Senda del Duero (GR-14). Tras una gran maraña de zarzas llegas al acueducto sobre el que discurre el Canal del Duero. Diez metros más adelante el Duero.

En esta parte parece que el arroyo tuviera algo de agua, por no es así. Es el Duero mismo que entra a pedirle cuentas… mas no tiene nada que ofrecer.

Así están las cosas y el verdoso Duero sigue su camino decepcionado y cansado.

 

Aquí tenéis el track de wikiloc, en total 75 km.

 

 

Mapa de Garmín. Ojo, el último tramo, junto al Duero, hay que hacerlo ida y vuelta por el camino de la margen derecha del Valcorba

 

Desembocadura del Valcorba en el Duero
Desembocadura del Valcorba en el Duero

 

 

Si te ha gustado y quieres comentarnos algo…  Estaremos encantados de conocerlo.

 

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies