El Arlanzón

suele ser conocido cómo “el río de Burgos”. Sin embargo ¿cómo es posible asimilar un río de 130 km a un sólo lugar? En esta excursión otoñal nos vamos a alejar hasta los confines de la cuenca del Duero, allá donde ésta roza con los ríos que caen hacia el Ebro. Visitamos la Sierra de la Demanda.

Durius Aquae Fuente de Tañuelos Alto Arlanzón
Dura cuesta hacia la fuente del Arlanzón

Y allí nace el río, cerca del pico de San Millán, el más alto de la provincia burgalesa. Desde el pequeño manantial denominado fuente de Tañuelos, dentro del término de Riocavado de la Sierra, inicia su vertiginoso curso inicial con el nombre de arroyo de la Sierpe, embarrancado entre cerrados brezales a unos 1700 metros de altitud. Es tierra del ciervo y del jabalí que nos evidencian su presencia, eso sí, de lejos. Hacen muy bien, en la distancia se oyen disparos de monterías cercanas. Otros cazadores mas modestos buscan pequeñas becadas con sus perros.

Durius Aquae, Arlanzón en Pineda de la Sierra
El río tras el barranco se va sosegando
Al toparse con el Puerto del Manquillo,

el incipiente Arlanzón cambia de dirección hacia el noroeste formando un precioso valle que separa las sierras de la Demanda y Mencilla. Se le van uniendo arroyos que lo conforman como río ya al llegar a Pineda. El valle es frondoso: hayedos, rebollares y pinares se explayan por ambas laderas. Desde la vía verde del tren minero lo puedes observar bien de cerca, tocas el río y pisas la hojarasca. Arriba en el puerto, lo que nos parece un enorme buitre negro nos sorprende e impresiona levantando el vuelo justo sobre nuestras cabezas.

Durius Aquae, minas de Cerracín
Una de las bocaminas del Cerracín

Bajamos desde el puerto, con la suave pendiente a nuestro favor, disfrutando de un avanzado otoño. Aun se pueden observar tenadas ruinosas y abandonadas. Imaginas como numerosos rebaños trashumantes, al paso cansino de las ovejas preñadas, van abandonando el valle cómo antaño lo hicieron durante siglos para volver en primavera.

Las minas

Apartándonos algo de la senda pudimos visitar las minas abandonadas Carmina, Cerracín y otras que no pudimos identificar. Sus huellas son inequívocas; viejos pozos, bocaminas y escombreras de un surtido pero escaso mineral que dio al traste ilusiones de riqueza y progreso hace ya más de un siglo. Gracias a ello ahora podemos de disfrutar de la senda minera que nos permite recorrer la sierra desde su intimidad y acercarnos tanto al río.

Durius Aquae, Pineda de la Sierra, río Arlanzón
El Arlanzón se consolida en las cercanías de Pineda

Nada mas cruzar la carreterilla que sube hacía el Valle del Sol ya vemos Pineda de la Sierra. Aquí el río conoce a las gentes y los pueblos dónde viven. Se le une el buen arroyo Malo y se engalana con puentes y azudes. Aun así conserva su belleza natural y sobrepasa con mucha dignidad la bonita población de la que partimos impresionados por sus serranas construcciones entre las que destaca su iglesia románica de San Esteban.

Ahora el valle se ensancha dando lugar a praderas más anchas donde abunda la ganadería, hoy en día estante.

…sigue en la entrada siguiente.

Durius Aquae, Pineda de la Sierra y el Arlanzón
Pineda de la Sierra, además del paisaje es CHA (foto de Almu)

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies