Ayer (22/03/19) se presentó en el auditorio del Museo de la Ciencia de Valladolid el film DURIENSES. Se trata de una gran producción documental dirigida por Carlos Rodríguez y patrocinada por la Confederación Hidrográfica del Duero.

DURIENSES: Los endemismos del DUERO

sorprende por su calidad tanto técnica como artística. Desde el primer momento la belleza de sus imágenes bien armonizadas con la música te atrapa y te seduce. Las maravillosas escenas de montañas nevadas, lagunas y los tramos altos de ríos brincando entre las peñas van dando paso a una visita interior a las aguas transparentes y a los habitantes que en ellas viven que —la verdad—, yo nunca había visto documentado ni jamás hubiera pensado que pudieran tratarse de la cuenca del Duero.

Además de esta espectacularidad también hay que destacar los aportes inéditos en cuanto al comportamiento de los ciprínidos que habitan el río desde…. hace mucho. Sus enormes saltos remontando, sus ceremoniosas frezas y sus rígidas jerarquías. Bogas, barbos, truchas y muchos otros se desnudan ante la cámara mostrándonos sus secretos vitales.

Una preciosa estampa, postal… documental, en fin.

Pero desgraciadamente nuestro Duero real no es así. Por recordar algunos de sus graves problemas: En primer lugar sus aguas están “peor que mal” como suele la misma Confederación describir gran parte de los ríos del Duero principalmente debido a la contaminación agrícola y ganadera. Por otro lado las corrientes apenas fluyen por nuestros ríos excesivamente laminados, y no se trata de echar la culpa al vale-para-todo “cambio climático” sino a la concreta acción humana que exprime las aguas hasta que los ríos bajan secos mucho antes de lo que por su estación corresponde. Y, por último, las especies endémicas pasaron a la historia. Ahora han de compartir el río con las nuevas; con las invasoras también introducidas por el hombre y con las que ya hay que convivir.

Todos estos problemas y otros ya vienen señalados en el reciente informe de la Comisión Europea que pone en tela de juicio nuestros deficientes planes hidrológicos, instándolos a cumplir con mayor rigor la Directiva del Agua.

Pero por si alguien es euroescéptico tenemos también, desde dentro, la reciente sentencia de Tribunal Supremo en cuanto al trasvase del Tajo al Segura que demuestra que no se cumple la ley.

Sin ánimo de menoscabar el buen trabajo realizado, sin duda digno de felicitación, animo a las autoridades y público a tomarnos el documental como un reto al que llegar sin dejarnos llevar por la autocomplacencia que nos proporcionan estas increíbles imágenes filmadas.

Otro río del Duero. Arroyo Espanta Valladolid.
Otro río del Duero. Arroyo Espanta Valladolid.

 

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies