Da pereza pero me pongo en marcha. La mañana es muy fresca pero cuando atravieso con el coche los campos pardos de Alaejos el sol ya casi arrebata el blanco a la cencellada.

Durius Aquae: dehesas del Yeltes
Dehesas del Yeltes, parece que alguna se quiere arrancar…

Hoy busco las dehesas verdes, los pastos del Campo Charro. Me dirijo hacia Alba de Yeltes para conocer al río que nace en la Sierra de la Peña de Francia y baja fresco, sosegado entre bolos de granito hasta el río Huebra en Yecla de Yeltes. Aunque ayer, precisamente, el Huebra no llevara ni gota de agua bajo la autovía. Se ve que —como otros ríos y almas— el Yeltes no tiene el reconocimiento merecido.

Pero este pequeño asunto de vanidad no es nada comparado con la polémica en la que se ve este río…

Desde Alba a Tamames por el Yeltes

En Alba de Yeltes dejo el vehículo junto a la parroquia y comienzo a rodar. Comienzo cuesta abajo hacia el arroyo Morasverdes, el frío es aún notorio pero el día promete. Las dehesas contrastan abundantes tonos verdes; los negruzcos de las encinas y los tiernos de la hierba recién nacida. Un sol inclinado los tamiza y los funde en sus brillos.

Durius Aquae: Ruta valle del Yeltes
Aquí la ruta, en total 67 km.

Por el arroyo Morasverdes llego a Diosleguarde. Cuentan que el topónimo era debido al peligro que suponían los lobos por la sierras cercanas. Pregunto si hay lobos por la comarca y me contestan que afortunadamente no. Hay de todo… —dicen— menos lobos ¡menos mal!

Desde Diosleguarde tomo camino hacia la Charca de la Cervera que solamente puedo observar desde la distancia ya que las compartimentadas parcelas están bien valladas. Ahora la dehesa me va mostrando a sus habitantes: puercos ibéricos y vacas variadas disfrutan de su paraíso.

Durius Aquae: Piara en el Campo Charro
Piara en el Campo Charro

Cuando llego a Aldehuela de Yeltes me sorprende una gran tremolina en la plaza. Una decena de tractores y remolques se apelotonan en aparente desorden, ¿será una protesta? Pregunto sorprendido y me dicen que es día de revisión. Así es, ahora me doy cuenta de una gran furgoneta taller pasa las iteuves a los medios agrícolas. Con guasa alguien me dice que puedo colocarme a la cola con la bicicleta… Un poco de humor siempre es bienvenido.

De nuevo retomo el valle del Yeltes por la suave margen izquierda. Al otro lado, la margen derecha, se levanta con brusquedad mostrando sus rojas entrañas. Me cruzo con un grupo de mastines, todos ladran pero no se acercan, parecen jóvenes ¿Pero que hacen estos animales solos y sueltos en el camino?

Durius Aquae: Río Yeltes, entre Aldehuela y la Puebla
Río Yeltes, entre Aldehuela y la Puebla

Ahora la dehesa me muestra que también las ovejas forman parte de su hábitat. Yo, para pasar el susto, me acerco hasta el río. Baja fluido y claro. Muy limpio y agradablemente sonoro.

Vaya, Yeltes, algunos dicen que vas a morir en breve; que una mina de uranio más adelante te matará poco antes de unirte al Huebra. 

Adios sardas y bogas, adios bermejuelas. A los pájaros aún les quedarán las charcas

Adelanto a un hombre con una bicicleta eléctrica que viene de dar un paseo y recoger hongos. El hombre se asusta al verme pasar y lo espero para disculparme. Charlamos unos momentos.

Durius Aquae: La Puebla de Yeltes
La Puebla de Yeltes, puente sobre el arroyo Altejos

– ¿Que tenemos bonito que ver por Puebla de Yeltes?

– ¿Bonito?, Aquí no hay nada bonito… bueno, ya ni bonito ni feo. Aquí ya no hay nada ¡Ni el río lleva agua!

Pero… este hombre, ¿no ha visto hoy el río?

A pesar de su melancólico pesimismo me habla de los puentes y de la iglesia y también de que caminos coger para llegar a Tamames.

Durisu Aquae: río Yeltes en la Puebla
El río Yeltes

Cuando abandono La Puebla observo un buen grupo de buitres planeando enormes e inquietantes. Siguiendo sus indicaciones, entre vallados y pasos de ganado, me encaramo a los altos de Tamames. Ante mí brincan algunos corzos y más adelante me topo con una preciosa laguna que de artificial pasó a natural según me cuenta la bandada de azulones que levanto al acercarme.

Visito Tamames y almuerzo. Me acerco a su viejo torreón que poco me cuenta y recorro sus calles en las que encuentro, vaya… ¡tiendas y bares! Además de una imponente espadaña de granito en su templo de Santa María de la Asunción.

Durius Aquae: Calle de Tamames
Tamames
El Cristo de la Laguna y la Laguna del Cristo

Es hora de pensar en el regreso. Tras titubear por algunos caminos rojos tomo la carretera que me lleva hasta la ermita del Cristo en Aldehuela. La temperatura es extraordinaria, la carretera muy tranquila y el viento flojo viene del sur. Más no se puede pedir. A mi izquierda la mole de la Peña de Francia parece un tizón con el sol tan al sur.

Durius Aquae: la Peña de Francia
La Peña de Francia

Llego hasta la blanqueada ermita del Cristo de la Laguna y me recreo unos momentos con las vistas sobre el valle, más adelante encuentro La Laguna del Cristo. Ambos han debido pactar prestarse sus nombres para paliar sus soledades.

Me asomo de nuevo al valle desde este precioso altozano

El caso es , Yeltes, que otros luchan y se afanan por la mina; afirman que traerá progreso y trabajo. También afirman que una vez finalizada la explotación el medio ambiente será restaurado con creces.

Parece Río que también puedes dar una oportunidad a esta tierra.

Burros y caballos ahora me miran con curiosidad cuando les pido que posen. Los alboroto la tarde sacándoles de la monotonía de la chaparra y el prado.

Durius Aquae: La Laguna del Cristo
La Laguna del Cristo

Ahora tomo la cañada Calzada de Tamames hasta Valdejudío. La dehesa alterna las oscuras encinas con rebollos teñidos de rubio y otros robles y jaras. Las vacas también aportan su colorido al paisaje: peceñas, plateadas y coloradas se perfilan con el reflejo de los rayos del sol. El paseo resulta redondo por esta pista interminable.

En Valdejudío tomo la dirección hacia el pequeño pueblo de Castráz, también de Yeltes. Busco la Fuente de los Enamorados pero al cabo de un rato ya no se si estoy “dentro” o “fuera”, de tanto pasar vallas, tampoco encuentro a nadie para preguntar. Debo de haberme acercado pero desisto.

Durius Aquae: de nuevo el Yeltes
De nuevo, el río

Tras vadear placenteramente el arroyo chico cruzo finalmente el Yeltes. Ahora de atardecida parece un espejo donde se reflejan los zarcerones de su ribera colmados de pajarillos que buscan ya acomodo.

Adiós Yeltes, parece que el proceso de la mina sigue su curso. Las viejisimas encinas que te jalonaban orgullosas ya han sido arrancadas y tu agua se utilizará para lavar entrañas radiactivas…

A cambio algunos pueblos mejorarán su semblante de pobreza endémica y hasta es posible que, de nuevo, los niños volverán a jugar en tus prados.

Durius Aquae: amanitas faloides en la dehesa salmantina

 

Por si a alguien le apetece rodar el paseo aquí esta el track de wikiloc

 

One thought on “Un paseo por el valle del río Yeltes: ¿luto o esperanza?

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies