Aunque en los días fríos de invierno cuesta más coger la bicicleta, de nuevo lo hicimos. Nos acercamos hasta Castrillo Tejeriego en un día fresco y ventoso pero al menos soleado. El propósito era dar un paseo entre el valle y los páramos del Jaramiel con alguna asomada al Duero y Esgueva, como veremos.

El arroyo Jaramiel discurre íntegramente por la provincia de Valladolid
El arroyo Jaramiel discurre íntegramente por la provincia de Valladolid (CHD)

El arroyo Jaramiel viene a nacer entre San Llorente y Encinas de Esgueva, uno de los páramos más altos del Cerrato vallisoletano. Comienza a marcar su valle al norte de Piñel de Arriba y suavemente se va deslizando entre el Esgueva y el Duero. Hasta Castrillo Tejeriego no encuentra localidad alguna que entorpezca su paso bajando libre y asilvestrado. Más tarde pasará por La Sinova, Villavaquerín, Villabañez y finalmente Tudela donde se entrega al río Duero tras rodear las Mamblas.

Durius Aqaue: arroyo Jaramiel
El arroyo Jaramiel

 

Aún no han comenzado los regadíos y nos felicitamos al encontrarlo con agua corriente y sin estar del todo invadido por los carrizos. Sus riberas suelen estar desnudas y solamente algunos chopos vienen a acompañar al arroyo. En sus páramos y cuestas, por el contrario, abundan los robles y encinas, eso sí, alternados con cultivos. Los almendros son menos frecuentes, pero en estos días de febrero los que hay, deslumbran.

Por páramos y valles

Comenzamos nuestra ruta arroyo arriba hacia la Ermita de Capilludos, bien asentada en un pequeño altozano y rodeada de un pequeño pinarejo que va creciendo. En esta ocasión no subimos y seguimos junto al arroyo que cruzamos poco más adelante. Visitamos el chozo y corrales de Valdeurraca para después encarar la cuesta hacia Tierra Potra por al Colada del Pedregal.

Los páramos del Cerrato son siempre agradables de recorrer. Sus campos son pedregosos y suelen estar salpicados de perezosos quejigos. Además, los restos de su pasado ganadero en forma de vernáculas corralizas y chozos los hacen siempre acogedores y entretenidos.

Durius Aquae: Chozo y corrales en el Cerrato
Chozo y corrales en Valdepuchete

Seguimos por el cerral hasta que se acabó el camino con un viento de cola que nos preocupaba pensando que al regreso sería al contrario. Pero eso ya no tenía solución, ahora era solamente cuestión de disfrutar de la ayuda, de momento gratuita.

La Cueva del Hermano Diego

En un bonito descenso bajamos hasta el pequeño arroyo que llega a Valbuena y allí encontramos la ruinosa Granja del Queso. Un edificio digno e interesante aunque sus paredes de piedra apenas pueden sujetar las cerchas desmoronadas de su cubierta. Imponente caserón en el medio del campo con cuadras y corrales en sus anexos. Primero se abandonaron las granjas y ahora se abandonan los pueblos. Parece claro que nos gusta vivir en compañía.

Durius Aqaue: la Cueva del Hermano Diego
La Cueva del Hermano Diego. Impresionante mirador sobre el valle del Duero

Tras la parada en la granja nos enfrentamos a la dura subida al Llano de Santiago. Comenzamos a festonear el cantíl con preciosas asomadas al valle del Duero por encima del vuelo de algunos buitres que se levantan inquietos. Así llegamos hasta la legendaria Cueva del Hermano Diego, antes escondida y de complicado acceso pero ahora facilitado por una rústica escalinata que te lleva hasta la misma boca. La cueva es enorme para estas tierras pero —además— ¡las vistas! : Valbuena, Quintanilla, San Bernardo… todos ellos entre el mosaico de viñas y pinares que conforman la Ribera.

El Barco de los Guardias

Siguiendo por el páramo, que no queremos dejar para ajustar las fuerzas, vamos encontrando nuevos viñedos y viejas fuentes y corrales. Más adelante, después de tomar una colada aparecemos en el Barco de los Guardias (Fombellida); un conjunto de ruinas de casas, corrales y pozo al resguardo del viento gallego que nos acosa. En una abrigada al sol dimos cuenta de la fiambrera dando incluso una agradable cabezada.

Durius Aquae: Arroyo Jaramiel y la Ermita de Capilludos
Arroyo Jaramiel y la luminosa Ermita de Capilludos

Pero había que seguir y seguimos. Seguimos la colada hasta asomarnos al Vallesgueva a la altura de Villaco para después subir hasta el vértice Almendros (897). Bajamos por el Barco de Valbiau a buscar de nuevo el arroyo Jaramiel que encontramos precisamente en el despoblado de Jaramiel de Abajo. Ya con el viento totalmente en contra y siguiendo el arroyo por el Camino de las Peñuelas llegamos de nuevo hasta el incansable caño de Castrillo Tejeriego cuando cae la tarde.

Y aquí, para el que quiera hacer la ruta, el Track de Wikiloc

Durius Aquae: Casa de Epifanio, vestigios de "otra" civilización
Casa de Epifanio, vestigios de «otra» civilización

 

(Visited 16 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: