Sur de la Ribera del Duero, entre Soria, Burgos y un poquito de Segovia. El pequeño arroyo de la Nava inicia su descenso en Castillejo de Robledo, regando a continuación Santa Cruz de Salceda y después Fuentelcésped. Tras pasar también por Fuentespina llega finalmente a Aranda donde desagua en el Duero por su izquierda.

Fresnillo de las Dueñas - Castillejo de Robledo
Mapa de la ruta desde Fresnillo de las Dueñas a Castillejo de Robledo (aquí ruta de wikiloc)

Sus aguas —que sí que las lleva— discurren entre Duero y Riaza. Aunque en su camino riegan aún huertas y nos muestran los restos de algún molino, nosotros hemos preferido sus laderas y páramos llenos de montes esplendorosos de sabinas, encinas y pinos.

Partimos de Fresnillo de las Dueñas con la intención de llegar precisamente hasta Castillejo de Robledo en una jornada muy fresca y nublada. Ideal para pedalear en verano, sin moscas ni calores.

El Duero en Burgos
El río Duero en Fresnillo de las Dueñas
Fuentelcésped

Tras asomarnos al Duero en Fresnillo, pasear por el pueblo y buscar un pan que no encontramos, iniciamos la ruta hacia el Sur cruzando la autovía y el canal de Guma. Nos topamos primero con la fuente de la Hontanilla que nos ofrecía un pequeño hilo de agua algo que afortunadamente sería constante durante la ruta sin que encontráramos ninguna seca.

Por un buen camino subimos con paciencia el Monte del Cabo y arriba, junto a una vieja majada, pudimos contemplar a placer el valle del Duero y a la vez el del arroyo de la Nava. Un paisaje ancho y bello salpicado de detalles como la misma Ermita de Nuestra Sra. de Nava.

La fuente de la Hontanilla
La fuente de la Hontanilla

 

Visitamos la ermita y cruzamos el arroyo para llegar al pueblo por su interesante barrio de bodegas tradicionales, a continuación nos impresionó el paredón de su fuente, sus pozas, su Mayo, sus palomares… y más. De todo, menos su pan…

Hacia Santa Cruz de la Salceda

Subimos a la ermita de Santa Bárbara, junto al cementerio. Un hermoso paraje lleno de buenas aguas subterráneas que surten a la inagotable fuente que habíamos contemplado y que ha dado la vida a un pueblo que carece de río.

Montes claros junto al arroyo de la Nava
Montes junto al arroyo de la Nava

Tomamos rumbo, por los altos, hacia Santa Cruz de Salceda. Para ello había que cruzar otro monte, el de la Dehesa, sin que tuviéramos claro que camino tomar.

Tras cruzar cuidados tempranillos llegamos a la Dehesa, que no es otra cosa que un monte de carrasca y sabina. Subimos a Valderrey y, tras atravesar este pequeño monte a través de una rastrojera, nos pusimos con facilidad en camino adecuado.

Descendimos de nuevo al valle pletórico de huertas y enseguida al pequeño pueblo que se encontraba verdaderamente animado. Tampoco aquí encontramos nuestro deseado pan y hubo que seguir camino con cierta resignación disimulada.

 

Vieja huerta junto al arroyo de la Nava, cerca de Fresnillo
Vieja huerta junto al arroyo

– Yo hoy no tengo demasiada hambre… alguien comentó

– Bueno, si acaso, no pasa nada por comer sin pan… se replicó

Pero no. No eran así las cosas.

Y, por fin, a Castillejo de Robledo

Tomamos el camino de la Vega, arroyo arriba. Nos esperaba un buen “largo” de 12 km hasta Castillejo. El valle hermoso y muy solitario solamente nos ofrecía la compañía de numerosos pajarillos rebuscando grano entre rastrojos y sus correspondientes depredadores atentos, algo más arriba.

Cuando el valle se estrechó tomamos las laderas del monte que ganaban terreno a los cultivos. Entre senderos ásperos de caliza que iban esquivando barrancos. La encina dejaba paso a la sabina que nos ofrecía sus formas variadas e imposibles en un monte blanco, despejado y lleno de agradables aromas que arrancaba el vientecillo.

Montes de Castillejo de Robledo junto al arroyo de la Nava
Encinas y pinos dieron paso a las sabinas

Todo un lujo para la bicicleta: senderos complicados y protegidos del viento por parajes misteriosos y solitarios. El cielo, muy nuboso y oscuro, realzaba aún más el paisaje que en ocasiones parecía amenazar tormenta.

Sobre las 3 de la tarde llegamos a Castillejo de Robledo y desde luego lo primero iba a ser preguntar por pan.

La verdad es que sí: había hambre.

Fuente de Fuentelcésped
La clara fuente de Fuentelcésped

Y otro punto de vista de esta ruta

Sigue en la próxima entrada …/…
(Visited 580 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: