Que los ríos son fuente de vida nadie lo duda. Su agua abastece nuestras ciudades, riega los campos, hace frescas las vegas en verano, mantiene peces y cangrejos, llena nuestras piscinas… Sus bosques de galería permiten que todo tipo de aves se protejan y construyan sus nidos, que nutrias y visones puedan esconderse y vivir…

Mojón en valles de León
Mojón que señala el límite de los valles o cuencas del Omaña y el Luna.

Pero también tienen oro. Sí, oro, ese metal que durante milenios fue un signo de riqueza y distinción que no podía faltar en las coronas de los reyes o en las diademas de las princesas, en las arcas de los buenos tesoreros y que, hasta hace nada, ha sido el valor patrón de los sistemas monetarios. Pues el oro se encuentra en pequeñas láminas mezcladas incrustadas en algunos minerales y en pepitas arrastradas por las aguas de los ríos procedentes de aquellas laminillas. De alguna forma ya lo descubrieron los romanos en las Médulas al filtrar millones de toneladas de tierra para extraer unas pocas pepitas de oro.

Nuestro oro proviene de la palabra latina aurum, que a su vez vendría de aura (brillo), de la que también procede aurora. De manera que aunque Duero se diga en portugués Douro, no tiene que ver con el ouro gallego-portugués. Ya lo siento, pues Duero procede de un lejano indoeuropeo que, precisamente, significa río. Eso no quiere decir que no tenga oro. Pero en fin, dejemos esto para otra ocasión.

Río Omaña
Aspecto del río Omaña

Lo cierto es que los ríos llevan oro. Los nuestros también, cierto que unos poquísimo y otros prácticamente nada. Pero ahí están con su oro escondido. Y como hasta el momento estas corrientes de agua no son sujetos de derechos y deberes –que todo se andará- podemos ir a sus aguas a buscar oro. La omnipresente administración hispana tampoco ha reparado –por el momento- en la posibilidad de crear un sistema de licencias administrativas para tocar las narices a los buscadores de oro. Por lo tanto, estamos, a estos solos efectos, tan libres como en la época de los romanos.

En la cuenca del Duero, uno de los ríos que más oro contiene es el Omaña, perdido entre las montañas de León, pues su cauce discurre entre la sierra de Filera y el alto de la Cañada al norte y la sierra de Gistredo al sur. En Secarejo se une al Luna y ambos forman el Órbigo. Allí hemos buscado oro y, lo que es mejor aún, ¡lo hemos encontrado!

Fue una tarde del pasado verano en la orilla próxima al lugar denominado las Médulas -¿les suena?- entre las localidades de Las Omañas y Villaviciosa de la Ribera. Pues sí, casualmente los romanos estarían también por aquí, ya que en ese lugar –Médulas- se descubren una especie de canales abiertos en la tierra a modo de mina de oro, como las famosas de El Bierzo.

Buscador de oro en el río Omaña
En plena faena

Pues allí, en el río, con el agua por las rodillas, a batear con una palangana (batea) que se sumerge en la grava y limo del fondo, se saca, y se va moviendo (bateando) hasta que, después de expulsar por los bordes agua, barro y piedrecillas, queda… ¡el oro! por ser, con mucho, lo que más pesa de todo. Cierto que en dos o tres horas sacamos unas diez o doce milipuntas de alfiler de ese metal. Pero se las veía muy bien: brillaban como oro ¡porque eran oro!

Y aquí se acaba la historia. Si a esto le unes una temperatura agradable a la sombra de los sauces y chopos, el canto de los pájaros al atardecer y una cerveza para terminar en el bar las Omañas, la jornada mereció la pena. Tanto que volveremos el próximo verano….si nos deja Sánchez.

Piscatorem

https://valladolidenbici.wordpress.com/

(Visited 357 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: