Tenía pendiente acercarme hasta la fuente del Duero pero por unas cosas o por otras no había podido ser. Hace unos días mi hijo y un amigo decidieron subir hasta los Picos de Urbión animándome a que los acompañara así que, sin dudarlo,  me enganché a este paseo de oportunidad.

Diego y Alberto marcan el camino
Picacho del Camperón, Diego y Alberto tiran de la expedición

La ruta es clásica y conocida, además ahora se encuentra muy concurrida. Sin embargo tiene mucho de especial para este cuaderno, dedicado precisamente al Duero y su cuenca: por un lado visitaremos el lugar de donde surge el río  y por otro disfrutaremos de la sorprendente belleza de estos paisajes alpinos.

Los Picos de Urbión

Comenzamos con un café en Duruelo a media mañana con aroma a madera aserrada en el ambiente; después hasta el “Bunker” en coche y de allí a caminar peñas arriba con un cielo muy limpio y la temperatura más que agradable.

Pronto ganamos altura, los albares desaparecen y los roquedos amenizan las sendas; enseguida caminamos por la divisoria entre las aguas del Ebro y del Duero. Subimos hasta el picacho del Camperón y desde allí, por el cantil, nos encaramamos hasta la cresta del Urbión con la vista perdida en un impresionante panorama de montañas y lagunas hacia el Norte y un mar de pinos en el resto de direcciones.

Durius Aquae: Urbión
En la cumbre del Urbión

El pico bífido del Urbión es popular y más ahora en tiempos de pandemia. Ahora que parece que las verbenas y charangas son escasas y las ganas de viajes exóticos se han desvanecido se buscan destinos más familiares y cercanos. Alrededor de la cima encontramos no menos de veinticinco personas y muchas más subiendo y bajando aunque sobre el buzón de la cumbre una pegatina clama contra la despoblación en Castilla y León. Jóvenes parejas y familias con niños, grupos de amigos y perros inquietos que rebrincan entre las peñas. Algunos llevan mascarillas, la mayoría no y junto a la cruz se forma una pequeña cola para la foto. Un pico dulce en verano al que casi se puede llegar en bicicleta pero que se eleva nada menos que a 2228 m.

Hasta la Laguna negra

La mañana es tan agradable que en lugar de bajar desde los Picos alargamos la ruta hasta los farallones de la Laguna Negra por una senda que a veces parecía la calle comercial de una gran ciudad. Descendemos hasta el primer circo y encontramos la Laguna Larga colonizada de algas. Por ella se desborda con gracia el recién nacido Revinuesa que comienza su descenso hacia el Duero que encontrará abajo, casi en la cola del embalse de la Cuerda del Pozo.

Laguna Negra, Soria
Laguna Negra

Los pinares son menudos y se tupen a medida que descendemos; aparecen charcas y manantiales en los que las ranas aprovechan las últimas aguas del verano.

Llegamos hasta el borde del gran circo de la Laguna Negra que hoy encontramos de color azulado. Desde arriba la observamos en toda su extensión con sus peñas derramadas y pinos y hayas circundándola. Algunas nubes la cruzan creando reflejos grises que nos sugieren los cuerpos sumergidos de Alvargonzález y sus parricidas que allí deben de habitar. Pero lo que en realidad observamos es a muchas personas alrededor de la laguna, se relajan y charlan; disfrutan del idílico paisaje. Nadie se baña, no debe estar permitido, aunque nosotros ya tuvimos la suerte de flotar en sus aguas inquietantes y heladas años ha.

Laguna Negra
Las aguas de la Laguna

En ese paraje excepcional hacemos alto y damos cuenta del bocadillo. Mientras, del gran pozo, surgen las limpias y agradables notas de un saxo ampliadas por el anfiteatro natural con un coro de confuso griterío y lejanos esquilones.

Y llegamos a la fuente más alta del Duero

Emprendemos la vuelta por el mismo sendero, ahora subiendo hasta el collado donde comienza el valle del Duero. De inmediato se pliega y va dando lugar a un regato seco. Al poco aparece el discreto monumento que señala la Fuente del Duero que acogerá la mayor cuenca de Iberia.

Fuente del Duero
Nos revitalizamos tras la caminata en el manadero del Duero (foto de Diego)

También encontramos una placa con los versos de Gerardo Diego y entre los recovecos surge el agua: limpia, fría, transparente casi no la vemos pero nos da la vida.

Allí nos refrescamos por fuera y por dentro y descansamos unos momentos contemplando la grandiosidad de la formación de Piedras Blancas y el mismo pico de Urbión por donde caminamos hace unas horas.

El Duruelo poco después de la Fuente del Duero
El Joven Duero, cerca de su fuente

Descendemos acompañando al joven río. Poco a poco se le unen otras fuentes, aparecen pozas y canales subterráneos tapizados de herbazal salpicado de florecillas que siguen en su particular primavera y de vez en cuando sus crecientes aguas saltan entre los bolos formando bellas cascadas. Algunos enebros y pinos silvestres se le van acercando y los brezos, también en flor, tapizan el conjunto.

Al poco se nos pierde entre los pinares y dejamos —de momento— que nuestro Duruelo siga su camino. Duruelo que es lo mismo que decir Duerillo, como bien aclaró Unamuno para quien tuviera dudas sobre los recovecos de nuestro idioma.

¡Ay Duerillo! ¿llegarán tus aguas a conocer los jardines de Cálem? (llegada del Duero al océano)

Aquí el track de wikiloc 

Perrillo correteando por la Fuente del Duero
¿Perruelo o perrillo?…. Él a  lo suyo

 

 

(Visited 3.003 times, 16 visits today)

3 thoughts on “El manantial del río Duero

  1. Gracias por esta bella informacion.
    Tengo pendiente hacer este recorrido en bicicleta hasta Valladolid. Hace dos anos hice el recorrido en bicicleta, desde Valladolid hasta los arribes del Duero, en la frontera con Portugal.
    Tengo pendiente el recorrido de Urbion a Valladolid en primavera, en que los dias comienzan a crecer.
    Alguien puede confirmar que tal es este recorrido para bicicleta?
    Tal vez la zona de de Duruelo a Vinuesa sea la mas complicada, haria esta primera etap andando.
    Gracias por la informacion

    1. Enhorabuena Vicente, espero además que tengas suerte con tu emocionante propósito. No tendrás ningún problema, a todo lo largo del Duero hay numerosas alternativas además de la propia Senda del Duero (GR-14). En cuanto a la primera etapa al Urbión (y la fuente está al lado) se puede subir prácticamente en bicicleta desde Cavaleda y desde Duruelo por supuesto que puedes ir también en bicicleta Duero Abajo.
      Saludos y ya nos contarás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: