El verano está siendo muy caluroso pero ¿cómo sobrevivir sin estos paseos? Fácil: comenzamos a pedalear a las 7 de la mañana.

Justo levanta el sol cuando nos asomamos al raso desde Santa Cecilia del Alcor. La temperatura es fresquita, muy agradable y nosotros buscamos la Cañada de la Mendoza por donde queremos descender a Tierra de Campos.

Cañada de la Mendoza
Rodando por «La Mendoza»
Por la Cañada de la Mendoza

Rodamos tranquilos, casi en silencio mientras disfrutamos del olor de la paja recién cortada, fresca y húmeda derramada por los campos a la espera de las empacadoras. Enseguida encontramos la cañada y la seguimos. Se conserva relativamente bien; ancha y despejada. Aún mantiene su diversidad vegetal que parece diferente de la de cunetas y linderos. El rodar resulta algo molesto debido a las irregularidades que provocó el paso del ganado. Entre algunos robles salteados va despabilando el sol y al poco encontramos el agradable paraje de la Fuente del Rey. Aquí recolectamos unas deliciosas ciruelas, pequeñas pero sabrosas mientras disfrutamos de una buena panorámica de Palencia a contraluz.

Palencia desde el páramo
Palencia desde un barco de Torozos

Seguimos: canteamos el páramo y llegamos a su borde norte. Desde aquí las vistas son imponentes y podemos planificar la ruta como si estuviéramos sobre un mapa. Comprobamos que la cañada baja de bruces y desaparece. Nosotros encontramos un agradable sendero que a media ladera nos va bajando hasta la inmensa planicie hoy sin horizonte determinado.

El “Mar de Campos”

Decidimos acercarnos hasta la joven población de Cascón de la Nava entre el laberinto de acequias y canales que acompañan al río Valdeginate por lo que fue el llamado “Mar de Campos”.

¿Y a qué es lo que llamaban “Mar de Campos”? Pues resulta que no todos los ríos desembocan en el mar o en otros ríos como se suele generalizar. Algunos desaparecen antes de encontrar otros cauces si se encuentran con zonas bajas o sin salida: son llamadas endorreicas.

Mapa del Tierra de Campos en el S XIV
Merindad de Tierra de Campos en el S XIV (Según Tesis de Ángel Vaca Lorenzo La Tierra de Campos y sus bases ecológicas en el S XIV)

Y eso sucedía con el río Valdeginate y el Retortillo. También algunos arroyos como el del Salón que nace en Torozos y desde allí hemos comenzado esta ruta. Estos cauces llegan a una zona baja que, por lo general, se inundan en invierno y se secan en verano.

Desde hace 500 años hay noticias de intentos de desecar el espacio lagunar pero no fue hasta mediados del pasado siglo cuando se consiguió definitivamente. Uno de los humedales más grandes de la península se desecó en beneficio de los cultivos de regadío y para combatir la malaria. Hoy en día se intentan paliar en parte aquellas decisiones con algunas iniciativas de recuperación y así podemos encontrar después de años una porción de la Laguna de la Nava, la de Boada y la de Pedraza, ambas de Campos.

Nosotros seguimos rodando entre campos verdes, incluso encontramos ganado encerrado en sus pastos y el agua se desplaza acompañando a los caminos por numerosas acequias.

Drenaje del Mar de Campos
Canales y acequias controlan las aguas

 

El Valdeginate por esta parte es un emisario artificial, un mero azarbe. Pero aún así, mantiene cierto encanto rodar junto a su cauce entre sus elevados almorrones afirmados por pinos y encinas. Lo cruzamos hacia Mazariegos y seguimos contemplando charcas y acequias, incluso alguien paciente intentaba pescar en una de ellas. Agua entre palomares y agua entre adobes desgastados. Así llegamos al viejo Mazariegos en contraste con el joven y blanqueado Cascón a la hora en que algunos aún desayunaban.

 

El Valdeginate vacía el Mar de Campos
El emisario Valdeginate

Nos encaramamos al mirador construido junto a la vieja estación para observar pueblos pero el horizonte estaba cenizo y en la distancia se difuminaban como si desaparecieran.

Optamos por seguir hacia Revilla de Campos y curioseamos por su iglesia y sus callejas que se quedaron sin asfaltar. Solamente encontramos a un polluelo de primilla despistado en el suelo al que sus progenitores reclamaban desde las alturas. Y después Pedraza, más de Campos si cabe, aquí ya no llegan las aguas de riego y el cereal es ya paja seca. Junto a su iglesia descansamos un rato contemplando su elegante pórtico antes de enfrentarnos a la subida a las alturas de nuestros montes Torozos. El frescor de la mañana hace tiempo que desapareció, junto con las aguas de fuentes y charcas que por aquí ya están secas.

Durius Aquae: Revilla de Campos
Entrando en Revilla de Campos
Y de nuevo al monte

Subimos con calma, primero encontramos el caserío de Buenavista y, más arriba, Villarramiro con su coqueta ermita del Salvador sobre un cerrillo. Ya es mediodía y las gotas caen de la frente sobre polvo blanco y desaparecen. Por fin domeñamos la cuesta, llegamos a las mesas y nos tomamos un respiro contemplando de nuevo la planicie ocre y verde; intentando imaginarla azul, como lo fue aquel «Mar de Campos» no hace tanto.

Ahora rodamos por el páramo ya sin prisa, identificando nuestros lugares favoritos como la hilera de chopos que marca el camino de Paradilla del Alcor y enseguida llegamos de nuevo a Santa Cecilia de Alcor ¡Qué bello nombre!

El pueblo se halla encajado a lo largo del comienzo del frondoso valle del arroyo del Salón, que desde aquí resbala hacia Ampudia y —cuando puede— vierte algo en el mismo emisario Valdeginate. Nos refrescamos en el pozo de sus viejos lavaderos y contemplamos sus casas-cueva abandonadas en el cantíl imaginando otras vidas distintas.

Regresamos. Al final hemos rodado sesenta kilómetros a cambio de un par de horas de calor, ¡no ha sido mal negocio!

Aquí el track de wikiloc

 

(Visited 517 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: