La capital segoviana tiene tantos atributos positivos que la podríamos considerar —creo que sin exagerar— como una de las ciudades mas bellas del mundo. Su escogido emplazamiento y su paisaje, la armonía de su cuidado skyline y sus edificios sublimes entre los que destacan el acueducto romano y su completa colección de “románicos”.

A todo esto hay que añadir sus aguas; las de su Eresma y quizás algunas del Clamores. Aguas sobre las que se ha configurado la hermosa ciudad y desde donde vamos a contemplarla siguiendo la Senda de los Molinos a lo largo del río Eresma y regresando por las alturas al otro lado del «río» Clamores.

Eresma en Segovia
Segovia, río Eresma

Caminando, desde su desvencijada plaza de toros, llego hasta el puente de Vía Roma donde el río Eresma baja hundido profundamente en su valle de granito. A partir de aquí, entre aguas y sombras, el paseo se hace agradable y entretenido. Acercándome continuamente al río para visitar los restos de sus ingenios, cruzando puentecillos de una ribera a otra o disfrutando del hermoso perfil de la ciudad que a veces se nos muestra..

Un paseo entre ríos…

Estamos en mayo y es mediodía.

¡Cómo se agradece caminar entre las sombras tenues de hojas recientes, tiernas, casi transparentes de chopos, álamos y sauces!

El Eresma baja alegre, no en vano llevamos un buen año de lluvias. A veces saltarín entre peñascos y a veces remansado por caceras y azudes. Es entonces cuando sobre estas aguas flota una delicada nata de pelusas.

A nuestro paso vamos encontrando vestigios de un pasado industrial cuyos restos han quedado integrados con el cauce. Encontramos la fábrica de loza, molinos, batanes y tomas de riego para las primorosas huertas definidas en Segovia como el paraíso terrenal.

Segovia, fábrica de harinas de Carratero
Azud y Harinera de Carretero

Paraíso como lo es también su Alameda del Parral, con su puentecillo al que han tenido que ponerle una muleta. ¡Qué graciosa la fuente que surte desde el mismo pretil! Y otras fuentes que rebosan y caen en cascada por las paredes del monasterio dando caudal a las pequeñas acequias. Finalmente el paraje de la increíble ceca de Juan de Herrera con el Alcázar de fondo; algunos pajarillos saltan y pían mientras que alguno, más osado, se atreve a beber o bañarse junto al azud. Todo parece más bien un escenario imaginado, un decorado de teatro en su mañana de estreno.

Fábrica de Moneda y el Eresma
Paraje de la fábrica de moneda de Juan de Herrera junto al Eresma, el Alcázar al fondo

Al llegar a la Fuencisla, patrona de la ciudad, visito la ermita y su fuente —¿Cómo no?—. Situada justo en el punto donde se encuentran las dos hoces, un meandro capado al Eresma proporciona una agradable explanada verde al lugar. Cruzo por el Puente de San Lázaro y me encaramo a lo alto disfrutando de las hermosas vistas de la ciudad entre pinares, campos de trigo ya encañados y el pálido perfil de fondo de su Mujer Muerta.

Segovia, catedral
La ciudad junto al campo

Bajo un árbol en el Parque de Hontanilla almuerzo con una hermosa vista de la catedral surgiendo, no de entre los edificios, sino sobre el bosquecillo de pinos que tapiza estas lomas. Sigo y me acerco hasta el valle del Clamores. Veo como la ciudad se lo ha tragado como suele suceder con los ríos pequeños que acabamos corrompiendo y tenemos que esconder. Aún así su vieja toponimia nos dibuja al arroyo y se aprecia su valle frondoso desde la calle del Puente de Sancti Spiritu y encontramos fuentes y regatos que a el vertían como la olvidada Canaleja que murió ya olvidada

… y un paseo con sus gentes

Los que nos seguís ya sabéis que hacemos rutas en las que no encontramos ni un alma. En esta ocasión es distinto y aun sin ser día festivo los ríos están frecuentados y me voy cruzando y siguiendo a sus gentes. Gentes que en un día luminoso acuden al río; y no son precisamente turistas sino los mismos segovianos. Algunos jubilados caminan pausadamente, sin prisa y con las manos a la espalda, paran con frecuencia y charlan. También encontramos jóvenes saltándose quizás alguna clase del instituto, probando sus primeros cigarrillos y saboreando su anhelada libertad sobre un peñasco junto a una ruidosa presa.

Aguas y sombras en Segovia
Azud en el Eresma

Encontramos también pescadores que se entretienen en algunos lugares: en el azud de la ceca y en el falso meandro de la Fuencisla, se los ve con entusiasmo, muy concentrados en su quehacer pesqueril.

De Santa María del Parral baja un monje labrador con hábito gris, se dirige hacia la alameda llevando una azada al hombro… curiosa imagen.

También me rebasan deportistas que comprueban el resultado de su esfuerzo en relojes sabelotodo y animados grupos de paseantes de perros que fácilmente entablan amistad gracias a sus mascotas que alborotan sobre la hierba.

Segovia, ríos y sombras
Pescando en Segovia

Una pareja de personas mayores con su bicicleta cruzan el puente de San Lázaro y siguen muy tranquilos por la senda llana que va junto al río,

No, ya no son las lavanderas, ni molineros ni hortelanos que antaño frecuentaban el río para ganarse la vida. Es el ocio y el deporte lo que marca esta actividad fluvial entre aguas y sombras.

Cuando torno hacia el valle del Clamores sigo encontrando segovianos que ahora disfrutan de un enclave con menos agua pero igualmente hermoso: hacia poniente los campos y la sierra y al otro lado el limpio perfil de la ciudad con sus torres. Alguna, ahora mismo, tañe sus campanas.

Puente de Sancti Spiritu
Segovia desde el valle del Clamores (Calle Puente de Sancti Spiritu)

Por estos caminos encontramos mujeres esforzadas en sus caminar y, entre los pinares, alguna pareja poniendo en claro sus negocios celosos de su intimidad. Y ¡cómo no! ciclistas apurados en las cuestas en un día de calor

Y las aguas bajo la sombra de peñas y riberas son las protagonistas, sus espumas y sus rumores llenan el espacio sombrío; vienen, las sentimos y se van. Se escapan, y solamente podemos acompañarlas brevemente en un maravilloso presente de luces, aromas y sonidos que es el río.

Y… este fue el paseo en wikiloc.

aguas y sombras de Segovia, fuente de la Canaleja
Olvidada Fuente de la Canaleja

 

(Visited 214 times, 3 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: