Salimos de la primavera y, por fin, la temperatura se eleva en la meseta. Aun así, el campo está atípico; sigue verde, florido y exuberante. Llama a su contemplación y a respirarlo y yo acudo puntualmente.

En esta ocasión me moveré en moto, Duero arriba, hasta las sorianas Tierras de Gormaz. Una ruta de 400 km que me lleva completa una jornada en la que acabo felizmente exhausto por el calor, los paseos y el pilotaje.

Remontando el Duero

Vamos suavemente remontando; Tudela, Peñafiel… La N-122 es tan odiosa por el tráfico como hermoso es el valle que recorre. Las viñas están esplendorosas y los cereales van dorando. Las cunetas son sinfonías de color rojo, amarillo, violeta y blanco, el ambiente es fresco aún y los suaves aromas que percibo contrastan con el brusco sonido del motor.

Durius Aquae: Fuentelisendo, Iglesia de San Pedro ad Vincula
Fuentelisendo: Iglesia de San Pedro ad Vincula

Hago un alto en Fuentelisendo, un fotogénico pueblo en el que no encuentro un bar para un café. Tras un paseo arriba y abajo contemplando la tosca arquitectura de sus fuentes y bodegas, retomo de nuevo la ruta tomando el valle del Riaza en Fuentecén. La espectacular vista de Haza, dominante en lo alto de un promontorio, traslada mi mente a los tiempos de la reconquista.

Por carreteras vacías y entretenidas traspaso algunas poblaciones que ahora se encuentran más hundidas en los valles; en Fuentelcésped paro de nuevo pero el calor comienza a apretar.

Durius Aquae: Palomar en Fuentelcésped
Palomar en Fuentelcésped
El embalse de Linares del Arroyo

Elijo desviarme hacia el sureste. Ahora recorro páramos casi pelados que sobrevuelan con elegancia los buitres leonados. Tras recorrer un bonito trazado para la moto por una carretera perfecta llego a Las Hazas, una zona de baños en el embalse de Linares del Arroyo, con vistas imponentes de Maderuelo. Me entretengo en hacer algunas fotografías y charlar con algunas bañistas… tiempo cálido, agua y verde; tuvo que ser un día y lugar como este en el que Manet no pudo por menos que pintar su “almuerzo en la hierba”

Durius Aquae: Embalse de Maderuelo
Evocadores baños fluviales

Linares del Arroyo desapareció por la presa y sus restos afloran en aguas bajas. Sus vecinos, dentro de lo que cabe, tuvieron un cercano acomodo en La Vid.

Durius Aquae: embalse de Linares
Embalse de Linares; en el promontorio Maderuelo

En Ayllón solamente reposto y observo el Aguisejo que llega animado. Me doy cuenta de lo que me voy perdiendo pero es necesario seguir. El sol está en lo alto y algunas nubes evolucionan en el horizonte.

Yacimiento de Tiermes

Llevo observando en la carretera varios carteles anunciando el sitio arqueológico de Tiermes; no lo conozco y hacia allí me dirijo. En el medio de la nada encuentro una animada venta. Aunque las mujeres que me atienden apenas conocen mi idioma consigo una buena ensalada mixta con un par de “sin” que me recomponen. Mientras, las nubes van ganando cielo.

El lugar está abierto y las visitas guiadas no me cuadran así que daré un paseo en solitario entre las piedras rojas.

Durius Aquae: Tiermes
Las viviendas de los irreductibles arevacos

En Tiermes lo primero que encuentras es una ermita del siglo XII con una preciosa galería porticada y subiendo al teso lo que fué una ciudad —casi rupestre— de los arevacos sobre la que los romanos hicieron la propia —Termancia— una vez reducidos. Esto te cuentan los paneles y no es de extrañar que así fuera pues el lugar es paradisíaco. Desde el cerro se aprecia una hermosa hoz que genera el río Tiermes y al sur la sierra de Pela nos ofrece un bonito perfil. Eso sí, con los ya habituales parques eólicos coronandola en contraste con antiguas tainas dispersas.

Durius Aquae: Piedras ciclópeas y ermita de Santa María al fondo
Piedras ciclópeas y ermita de Santa María al fondo

Algunas piedras me recuerdan a las murallas ciclópeas de Micenas. Cuando allí, en Micenas, sus habitantes tallaban su “Puerta de los Leones” ¿qué esculpirían nuestros Arevacos?

Con estas retomo el camino; voy dejando las tierras rojas y me dirijo hacia Gormaz por el Mojón de la Lastra

 

Y estos… ¿son penitentes?¿qué pecados cometieron?
Seguimos en la próxima entrada …/…

4 thoughts on “Duero arriba, hasta las tierras de Gormáz: Tiermes

  1. buenísimo tu reportaje, soy un apasionado de Castilla y León, tengo previsto hacer una ruta por la provincia de Soria en exclusiva, le tengo muchas ganas, gracias por compartir tu ruta, preciosa.

    1. Muchas gracias Jose Manuel, te invito a que eches un ojo al que publicaré el viernes que es la segunda parte de esta ruta y si te apetece, otro par de ellos que hay de Soria, uno de la Capital y otro del Cañón del río Lobos. Saludos

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies