Esta vez comenzamos nuestra ruta al sur del Duero; en Milagros, junto al rio Riaza y con la intención de regresar por la Serrezuela. Desde allí partimos en bicicleta rio arriba, contemplando las aguas que fluyen veloces y claras; revitalizadas por las últimas tormentas.

Dejamos atrás el curioso arco-fuente junto a la iglesia para dirigirnos hacia Valdeherreros, un despoblado de donde parece que proviene el arco que dejamos atrás.

Valdeherreros. Milagros . Burgos
Ruinas de la iglesia del despoblado de Valdeherreros. detrás el Riaza

Enseguida, sobre un promontorio junto al río, aparecen los vestigios de la iglesia de Valdeherreros. Paseamos con curiosidad por el evocador lugar que cuentan fue asolado por los franceses. Los vanos de la espadaña sin campanas se asemejan a las cuencas vacías en una calavera e invitan a la reflexión. Por los alrededores algunas piedras y restos de teja añaden misterio y, junto al rio, una montonera de piedras nos señala el lugar donde tuvo que estar su puente.

Y seguimos.

Hoces del Riaza. Segovia
Valle encañonado del Riaza. Abajo la ermita del Casuar

Mientras, el paisaje se va levantando a ambos lados del río. Aparecen cantiles anaranjados, cuevas y derrumbes que anticipan el cercano desfiladero del Riaza. Llegamos a Montejo de la Vega de la Serrezuela; cruzamos su viejo puente, después sus huertas en plenitud y, tras tirar un par de fotos a su molino, enseguida tomamos el camino hacia las hoces.

El paseo era placentero hasta que el camino acabó y hubo que tomar la estrecha y áspera senda que sube por las laderas de la Cuesta del Convento. La senda no es ciclable y hubo que hacerla con la bici al costado. Un esfuerzo enorme en día de bochorno y mosquitos que no quedó más remedio que recorrer: queríamos visitar “El Casuar” y queríamos visitar también  las ruinas de la primitiva ermita de Castroboda.

Hoces del Riaza. Montejo de la Vega de la Serrezuela
Hoces del Riaza; farallones y buitreras

Junto a un Riaza amurallado aún se mantienen en pie las ruinas de el Casuar. Abandonadas a su destino un viejo y oxidado cartel reza. “prohibido el paso a toda persona ajena a la obra”. A pesar de la desidia es posible darse un festín de elegante románico entre sabinas que pretenden tapar el desastre que también ocasionó la Guerra de la Independencia y, claro está, el abandono secular.

Seguimos nuestro camino con la idea de remontar las laderas de las hoces antes de llegar al embalse de Linares pero no fue posible, queríamos visitar el paraje de Castroboda e intentar dar con los restos de la primitiva ermita de Maderuelo. Varios carteles avisaban de la prohibición de subir por las laderas aunque los escarpes ya imponían por si mismos. Así que hubo que retroceder y subir pacientemente por el camino del arroyo del Casuar hasta Valdevacas de Montejo donde almorzamos junto a un viejo lagar renunciando —de momento—  a Castroboda.

Valdevacas de Montejo - Segovia
Palomar en Valdevacas de Montejo

Hubo que retocar la ruta y nos dirigimos hacia la Serrezuela. Habíamos visitado dos ermitas y nos encaminamos hacia otra más, esta mejor presentada: La ermita de N. Sra. de Hornuez.

Entre sabinares, pinos, robles y con agradables aromas de jara dejamos el Riaza y nos acercamos a la Serrezuela. Llegamos a la ermita; esta es moderna, monumental. Más bien un santuario cuya fachada disimula su volumen aparatoso. Pero aquí no es la ermita la protagonista, ni sus fuentes, casi secas, que tanto dieron de beber a trashumantes. Es el entorno de viejos enebros que salpican las onduladas laderas calizas. Árboles fuertes y retorcidos en complicadas contorsiones sobre un suelo limpio, suavemente alfombrado por la fina panocha entre la que a duras penas crece algún cardo.

Sabinar de Hornuez - Moral de Hornuez, Segovia
Un bonito ejemplar en el Sabinar de Hornuez

Sobre el tocón gigante de uno de ellos que tuvo por nombre: “La Borrega” y que tiró el viento, posamos. Imaginamos como debió ser la planta y cuántos años tendría pero dimos por seguro que el mismo Abderramán III, a la vuelta de Simancas, tuvo que haberla conocido.

Sabinar de Hornuez - Moral de Hornuez
Lo que quedó de La Borrega junto al santuario de Nuestra Señora de Hornuez

El cansancio acechaba pero había que seguir. Remontamos algo más y nos dirigimos hacia el pequeño pueblo de Villalvilla de Montejo que se resiste al inevitable abandono que le acecha. Allí su fuente nos dio vida mientras contemplabamos su rural y coqueta iglesia de San Juan.

Villalvilla de Montejo, agallas en roble - La Serrezuela de Pradales
También los robles de Villalvilla de Montejo nos mostraban sus gallaritas

Desde aquí subimos más arriba, visitamos la fuente de la Serranilla con las vistas del Peñacuerno a nuestra espalda. Finalmente tomamos el Camino de las Viñas para volver hacia Milagros. Desde allí un suave e interminable descenso de algo más de 11 km nos devolvió al valle del Riaza desde las estribaciones de La Serrezuela. Un paseo relajado entre pinos, almendros y viñas que esperan la cercana recolección.

Y aquí la ruta. ¡ánimo!

Ermita del Casuar, ventana en aspillera románica
Aspillera en la ermita Casuar
(Visited 541 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies