En Pocinho lloviznaba. Allí nos encontramos con el Duero —Douro es llamado por  aquí— que nos mostraba viejas infraestructuras ferroviarias conviviendo con presas y exclusas más modernas. Un lugar algo desangelado pero que contaba con una agradable estación que nos invitó con descaro a improvisar nuestros planes para tomar el tren que rueda junto al rio.

Decidimos cogerlo hasta Pinhao. Un viaje de una hora para allí dar un garbeo y almorzar.

El tren llega a Pinhao
Pinhao

El tren muy digno y limpio, abandono lentamente la estación ente crujidos metálicos. Silbó, como despidiéndose, e inmediatamente se introdujo en un largo túnel para atajar el meandro de Foz de Coa. Sus ruedas cogieron pronto el ritmo monótono, lento y chirriante que le marcaban las juntas de los raíles y, muy ceñido al Douro, nos permitió contemplar un espectáculo de viñas, olivos y agua alternado con inhóspitas breñas verticales.

Se sucedían coquetas estaciones y apeaderos. Todas con parras y jardines, con escaños, con relojes y básculas, y, en cada una, sus pequeñas historias de encuentros y despedidas. En el río, numerosas barcas deportivas bogan bajo la lluvia intermitente; sus timoneles saludan al tren.

Tren a Pinhao, puente de Ferradosa
Puente nuevo de Ferradosa

El ferrocarril cruza el Duero y aparece por su orilla derecha. Junto a la presa de Valeira el tren circula a ras de río. Sumergido queda su famoso Cachao de Valeira entre un paisaje agreste que nos recuerda la dureza de su paso cuando los rabelos que navegaban eran los de verdad por un rio bravo, aquellos en los que sus tripulantes se jugaban la vida para bajar las enormes cubas de vino hasta el puerto.

Tras pasar la estación de Tua aparece la desembocadura del rio de mismo nombre en el Duero, refrenado por la enorme presa que lo retiene. Enseguida llegamos a Pinhao.

Pinhao
Vista de Pinhao desde el puente

Pinhao se recoge en un hermoso y ancho recodo del rio. Además el río Pinhao también se une aquí al Duero creando un magnífico espectáculo de agua. En Pinhao convive el turismo que genera el rio con el medio rural muy asociado al vino.

 Pinhao
El Douro en Pinhao

El sol se anima y a ratos se asoma. Aprovechamos para pasear calles tranquilas por las que circulan camionetas repletas de uva recién cortada,  también por sus muelles donde se agolpan turistas que llegan y desembarcan de sus cruceros.

Encontramos restaurante a nuestro gusto y acertamos. Podemos ver la calle y el río disfrutando de una agradable sobremesa. Después algunas compras y regreso a la estación para contemplar con más detalle sus maravillosos azulejos del siglo XIX.

Douro en distrito de Vila Real
Quintas y rabelos adornan un Douro domesticado

El tren, puntual, nos devuelve al rio y a sus terrazas doradas fruto del trabajo de siglos. Algunos rabelos turísticos quieren dar al paisaje un aire evocador y parece que lo consiguen al pasar por delante de las quintas blanqueadas que aparecen entre las viñas. Se suceden algunas aldeas que se reflejan tenuemente en el río y el tren atraviesa de nuevo el túnel. Silba, traquetea  y finalmente se detiene en Pocinho con un brusco rebote.

En la oscura cantina de la estación tomamos café para terminar un pequeño viaje que ha sido un precioso destino.

(Visited 664 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: