En esta ocasión tratamos de pasear y conocer el río Tormes en las cercanías de la ciudad de Salamanca. En un día incierto de abril que comenzó muy fresco y acabó en tormenta de la que afortunadamente pudimos salir dignamente; Es decir: solamente con la ropa calada.

Durius Aquae: ruta Salamanca y el tormes
Aquí podéis encontrar el track de wikiloc

El río Tormes es el afluente más caudaloso del Duero por su margen izquierda. Cuando baja de Gredos a los llanos gusta de abrirse a lo ancho creando numerosas y hermosas islas que reparten su caudal en brazos menores que facilitan la instalación de azudes. Solamente estas represas, que laminan su cauce, nos ofrecen la ilusión de encontramos a veces ante un gran lago.

Desde La Armuña hasta el río

Comenzamos a pedalear con el favor del viento por la áspera Armuña. Primero Castellanos de Moriscos, después Moriscos y más adelante Aldealengua, dónde nos encontramos ya con el río. Los campos están muy verdes y en los pueblos se aprecia la influencia de la cercana capital en forma de nuevas y monótonas construcciones de adosados. En Aldealengua tomamos una bonita senda junto al río que más o menos nos lleva junto a él protegiéndonos entre sus sotos del viento.

Durius Aquae: Iglesia de San Pedro en Moriscos
Armoniosa iglesia de San Pedro, en Moriscos

Al poco, entre álamos cortados llegamos a la pesquera de La Flecha. Entre las ruinas de una piscifactoría se encuentran otras más antiguas. Se trata de la casa de descanso que los agustinos antaño poseían y en la que, según dicen algunos, Fray Luís de León se inspiro para componer aquellos versos que hablaban de la descansada vida que huía del mundanal ruido… Lástima de lugar; sus aspecto actual es deplorable y el mundanal ruido aparece en forma de tren por la cercana vía. También Unamuno y Jacinto Benavente gustaban de estas riberas, pero cuando sus huertos florecían. ¿Y quién no?.

Durius Aquae: río Tormes
Voluble abril en el Tormes

Seguimos ruta, subimos a Cabrerizos y después volvemos a bajar hasta la enorme isla del Soto, limpia y acondicionada para el ocio. Por aquí los ramales del río aún pueden bajar cantarines entre algunas rocas. Ahora cruzo hacia el otro lado, tomo la ribera derecha y avisto la ciudad de Salamanca.

Salamanca

parece estar hecha para el Tormes. Su encaje es perfecto, su tamaño, sus colores y su perfil. Varios puentes y jardines ganados a las riberas van apareciendo entre viejos azudes que aún señalan sus antiguas aceñas.

Durius Aquae: Catedrales y Puente Nuevo
Típica estampa, El puente nuevo y las catedrales

Su magnífico puente romano sigue siendo el prestigioso decano del río. Por el se siente bajar un ciego riendo a carcajadas y un lazarillo con un gran chichón que acababa de dejar de ser un crío.

Algunas barcas descansan a la espera de vientos más cálidos y entre los álamos se aprecia el perfil armónico de sus catedrales —¡preciosas estampas!—.

Durius Aquae: Eterno y colorido Puente Romano
Eterno y colorido Puente Romano

El río continúa entre zonas deportivas y otras menos afortunadas que permanecen a la espera de nuevos proyectos sirviendo de aparcamiento bajo los puentes. A su vez el río se va estrechando y sus terrazas se levantan ligeramente hasta que llegamos al último barrio de Salamanca: el de Tejares, donde cuenta la novela que nació el nombrado Lazarillo.

Tras pasar algunas dificultades propias de ciclistas para cruzar las modernas infraestructuras —solo para motores— llegamos hasta las terrazas altas de la Salud desde donde aún podemos apreciar los estribos del puente del ferrocarril que lo cruzó para llegar a Portugal.

Durius Aquae: Tejares
Antiguas instalaciones hidráulicas en Tejares buscan su integración en la ciudad
Y del Campo Charro a la Armuña

El Tormes definitivamente cambia de aspecto a medida que nos acercamos a Santibañez del Río. Comienza a mostrarse encajado, a tener que cavar, para conseguir descender hasta el Duero. Más adelante llegamos hasta el puente de Villamayor, allí cruzamos al otro lado para encontrarnos de nuevo en la Armuña.

Antes de despedirnos del río lo recorremos entre sus viejas aceñas de Gudino y del Canto por unos agradables parajes ya salpicados de encinas. Nos acercamos a Villamayor, aquí los campos vuelven a ser amplios y luminosos.

¿Luminosos?, bueno a ratos. Cuando aparece el sol.

Durius Aquae: tormenta en la Armuña
Hacia nuestro irremediable y húmedo destino

Y es que al frente se nos presenta un oscuro horizonte. Los nubarrones muy bajos y grises indican que es mejor ponerse el impermeable.

Seguimos hasta Aldeaseca y después hasta Monterrubio, no era el momento de entretenerse demasiado y tomamos la carretera, además nos ganamos el favor del viento. Sin embargo la tormenta nos cazó en las proximidades de San Cristóbal de la Cuesta donde llegamos ya mojados y donde esperamos pacientemente a que escampara bajo la pequeña cubierta de su ayuntamiento.

Y sin más, en un pequeño receso de  lluvia moderada, aprovechamos para regresar rápido entre campos muy agradecidos a Castellanos de Moriscos. Allí nos nos esperaba un café caliente y el coche protector.

 

Durius Aquae: palomar de la Flecha junto al Tormes
Viejo y evocador palomar de La Flecha

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies