Agosto esta mediado y cuando salimos hacia Langa de Duero para una nueva excursión algunos se recogen de toros y verbenas. Avistamos «El Cubo» al despuntar del sol aunque apenas hay frescor. Todo está agradablemente sereno e iniciamos nuestra ruta subiendo hacia los montes de la ribera derecha del río.

Montes y pueblos casi vacíos por los alrededores del histórico Alcozar que junto con su exquisito románico y los restos de construcciones defensivas o de vigilancia nos harán rememorar los tiempos inseguros de aquellos desiertos del Duero sometidos a continua confrontación durante la Reconquista.

Langa de Duero, Soria
Panorámica al amanecer de Langa de Duero

Fuentes, corrales y tenadas, bosques y viñas se suceden en silencio hasta asomarnos al ancho valle del Duero desde el curioso mirador de Mariano, junto a los corrales de Llano Moral. Rodamos ahora por el paramillo y enseguida encontramos lo que nos parece una pequeña tenada entre viñas perdidas y corpulentas sabinas. Pero no; se trata de la discretísima y humilde ermita de San Isidoro que apenas despunta del hermoso paraje.

Ahora ya el sol brilla sobre un horizonte despejado y nítido cuando seguimos, ya cuesta abajo, hasta Bocigas de Perales. Allí quedamos embelesados por los caprichosos torcales que la erosión ha creado. Su iglesia aún conserva parte de la policromía de su pórtico medieval, también algunos capiteles del primitivo templo. Sobre uno de ellos en forma de figura con grandes manos, tres pollos de golondrina esperan su momento para lanzarse al aire. Desde allí observamos con detalle las elevadas paredes anaranjadas que aún dan sombra al pueblo.

Bocigas de Perales, Langa de Duero, Soria
Farallones kársticos en Bocigas de Perales. Soria

Seguimos ahora por el amplio valle del río Perales. Un valle inusualmente verde para la época: Los montes están cubiertos de matorral y las vegas iluminadas por los verdes y amarillos de viñas y girasoles. La temperatura es por el momento dulce.

Nos acercamos hasta Zayas de Torre y tras recorrer el pueblo partimos de nuevo hacia los páramos que nos llevarán hasta el Duero. Subimos con calma, sin prisa. Robles y encinas se elevan poco sobre jaras, tomillos y resecos cardos corredores. Cuando llegamos al vértice Torquillas (1004) la temperatura comienza a subir realzando los aromas silvestres de estos montes infinitos y vacíos.

Rejas de San Esteban. San Esteban de Gormaz
Pórtico de San Martín. Rejas de San Esteban.

Pronto llegamos a Rejas de San Esteban. Del pórtico de San Martín vamos hasta el de San Ginés admirando un románico armonioso que nunca dejará de sorprendernos. En su abundante caño reponemos los bidones y junto al río Rejas, que baja seco, al igual que los arroyos que vamos encontrando, volamos hacia el Duero.

¡Bien podría ser ya la hora de un baño!

Riberas del Duero. San Esteban de Gormaz
El viejo chopo, junto al Duero, lucha por sobrevivir

Y al Duero llegamos. Justo en el azud que en el Soto de San Esteban corta al rio para dar salida a las aguas del canal de Eza. Habíamos pensado en cruzarlo pero la evidencia de la corriente nos hizo desistir. Tampoco el baño parecía oportuno entre la ribera salvaje y las aguas espesas de modo que seguimos nuestro paseo hacia Velilla de San Esteban por los regadíos del Eza; rodando entre el río y los ariscos farallones calizos.

En un breve descanso junto a su iglesia apareció la escandalosa furgoneta del panadero avisando con el claxon a los escasos vecinos que en el pueblo habitan. También hubo pan reciente para nosotros y allí mismo almorzamos a la sombra de unos ailantos. El calor prometía pero nos habíamos propuesto acercarnos también  hasta Alcozar y había que volver a subir. Visitamos sobre las bodegas la pequeña atalaya de Velilla que nos permitió observar la fortaleza omnipresente de Gormaz y seguimos camino.

Velilla de San Esteban. San Esteban de Gormaz
La «Velilla» de Velilla de San Esteban

Por suerte la pista era suave y tendida. Cruces y corrales a nuestro paso eran la excusa perfecta para tomar un respiro y pronto apareció la mole calcárea que corona Alcozar adornada con su Torre del Reloj. En la fuente junto a la Casa del Maestro nos refrescamos antes de subir hacia el cerro Magerón. Desde allí casi podemos observar todo nuestro recorrido. Más allá del caserío del pueblo, de sus lagares y palomares, se muestran los hermosos montes vacíos por los que hemos rodado conectados con la naturaleza.

Campos junto a Carravelilla. Alcozar. Langa de Duero. Soria
Campos junto a la Cruz de Carravelilla. Alcozar

Descendimos el cerro para recorrer el pueblo. Quizás la temperatura o un molesto perrucho nos pusieron de nuevo camino del Duero haciendo un último alto en la generosa fuente de San Vicente que, a pesar de estar exhausta, nos ofreció un cacillo de aluminio para recoger agua fresca de su poza.

Encontramos finalmente la ribera del río poco antes de Langa por los rodeos que imponen los cierres de la nueva autovía donde algunos corzos desorientados se esforzaban por encontrar una salida .

Langa de Duero. Soria
Puente de Langa sobre el río Duero

El puente de Langa es magnífico, sus doce ojos de grandes sillares han sido recientemente remozados y su calzada de piedra rescatada y puesta a salvo. Sin embargo la ribera del río está árida, despejada de arboleda, casi inaccesible. Tras recorrer algunos metros junto al río por la Veguilla tampoco aquí parecía buena idea el baño y hubo que resignarse.

Afortunadamente junto al coche teníamos la fuente y allí sí, entre avispas curiosas pudimos poner a tono nuestro cuerpo cansado, polvoriento y… colmado de arrancamoños. Aunque también hubo tiempo para más…

Y aquí la ruta de wikiloc

Y ahora a brindar:                                          ¡Por los paisajes que hemos disfrutado!

 

(Visited 562 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies