Resulta agradablemente curiosa la historia y la geografía próxima a Osma. La ancha vega del río Ucero alberga la Ciudad de Osma a su derecha y el Burgo de Osma a su izquierda. Una pequeña formación rocosa que atraviesa el mismo río cierra a ambas ciudades por el sur dejando en las alturas la ciudad celtíbero-romana de Uxama a la derecha y el castillo medieval en otro cerro a la izquierda. Por si todo esto no fuera suficientemente complicado el río Abión corta con brusquedad la parte izquierda incorporándose al Ucero en el centro. Algo más al sur, el Sequillo de Soria, pasa por el sur de esta pequeña sierra. Un pequeño laberinto de barrancos y vegas que convirtieron en estratégico el lugar para los intereses de los hombres desde mucho antes de la Historia.

Durius Aquae, ruta por el Burgo de Osma
Aquí tenéis la ruta y track de Wikiloc
El Ucero

La mañana se presentó con una niebla alta que a todo lo daba un aire gris y tristón. Bien abrigados nuestras ganas de rodar estaban por encima de ese inconveniente. Comenzamos nuestro camino en bicicleta por las calles de Osma donde encontramos pan aún caliente. Inmediatamente dimos con el Ucero en su puente romano. Rodeados de historia tomamos alguna fotografía subiendo inmediatamente hasta el Castillo. Desde allí, a pesar de la niebla, casi podíamos observar completa la ruta que pensábamos hacer… y que no quedó más remedio que retocar.

Durius Aquae: Puente romano de Osma, Torre del Agua y Castillo
Puente romano de Osma sobre el río Ucero, Torre del Agua y Castillo

Resultó que entre la niebla, el frío y las piedras una de las ruedas se desinfló bruscamente negándose pertinazmente a ponerse dura a pesar de la variedad de recursos con los que contábamos para su estímulo. En el Burgo una ferretería en la que se venden bicicletas nos proveyó de una cámara nueva —“con chicle”— como nos dijo el amable ferretero que de paso nos aconsejó no salirnos de los caminos. Un buen consejo que no somos capaces de seguir…

Tras perder dos horas cruzamos los dedos e iniciamos nuestro derrotero. ¿Podría ser esto el triunfo de la voluntad?

Tras callejear por el Burgo llegamos hasta Dos Aguas y seguimos la vereda junto al Ucero compartiendo el Camino del Cid entre torres, castillos, puentes, canteras  y atalayas hasta el puente de La Güera y los restos de la antigua hidroeléctrica. Allí tornamos hacia oriente por el agradable camino de Majatalega al encuentro de otro afluente del Ucero: el Sequillo. La atalaya del Lomero, que habíamos previsto inicialmente tomarla desde las alturas, nos acechaba entre la niebla. A nuestra derecha era silueta de la fortaleza de Gormaz la que nos marcaba el paso de nuestro cercano Duero

Durius Aquae: Río Sequillo, al fondo los riscos que forman las hoces
Río Sequillo, al fondo los riscos que forman sus hoces
El Sequillo

Así llegamos a otro de los sequillos del Duero, en este caso el Sequillo soriano que según dicen “siempre lleva agua”. Agua llevaba, y bien clara, pero la sorpresa fue atravesar las bonitas hoces que lo jalonan a la altura de Peñas Altas. Subimos finalmente a la Cañada Real Soriana para llegar hasta Lodares de Osma por un tramo embarrado del sendero GR-86 junto al Sequillo y en el que pudimos ver como cruzaba por delante de nosotros con gran agilidad un enorme jabalí; a cierta distancia, ¡menos mal!

En Lodares tras visitar sus coquetos lavaderos remontamos de nuevo el vallejo del Sequillo. Junto a la Fuente de la Aguada, además del agua fresca  recibimos el premio a nuestro empeño por reparar la rueda: el sol se abría paso con energía entre la niebla iluminando los valles y entonando nuestros cuerpos.

Durius Aquae: lavaderos de Lodares de Osma
Lavaderos de Lodares de Osma

Y entre sol y nubes llegamos hasta Valdenebro. Junto a la Fuente Vieja y sus dos hermosos castaños dimos buena cuenta de la fiambrera y del pan que habíamos adquirido en Osma. Valdenebro es un pueblo apartado y acogedor, de árboles y fuentes; y con un trazado urbano que parece de diseño. Salimos por la parte alta, junto a su iglesia románica y así llegamos hasta la Fuente Fresca que, hace ya tiempo,  era la que se encargaba de abastecer a la Vieja, donde habíamos almorzado.

Durius Aquae: Valdenebro, la fuente Vieja
Valdenebro: la fuente Vieja
Y el azulado Abión

Ahora trepábamos entre un bosque agradablemente desaliñado de pinos y sabinas salteados con encina hasta llegar al Portillejo (1033) desde donde volvimos a contemplar el valle del Abión. Tras una bajada algo complicada por el barro llegamos a Valdenarros, al lado opuesto de la loma y ya regado por el río Abión que bajaba potente y con elegantes tonos azulados entre una bonita ribera de chopos cabeceros.

Durius Aquae: Valdenarros, río Abión y chopos trasmochados
Valdenarros: río Abión y chopos cabeceros

Seguimos por la vega pegados a la autovía hasta que de nuevo encontramos el río Abión bajo su único puente de piedra de un solo ojo: el de la Tejada. Justo a las puertas de la hoz y en un paraje que, a pesar de estar en enero, invitaba al baño.

La Hoz del río Abión es imponente. El río baja con buena cantidad de agua pero el camino está seco y firme. El sol aparece y desaparece según la orientación de cada recoveco y con el se alterna el frío y el fresco. Los verticales y pelados riscos producen cierto desasosiego que se disipa con la vista a contraluz que nos ofrece en la lejanía el castillo, ahora en lo alto.

Durius Aquae: Vista del Burgo de Osma, Catedral, muralla, Paseo del Carmen y río Ucero
Vista del Burgo de Osma, Catedral, muralla, Paseo del Carmen y río Ucero

Así llegamos de nuevo a una antigua piscifactoría y finalmente al molino dormido entre álamos blancos y almendros negros, todos en reposo a la espera de una luz más cálida.

Nuestro paseo terminó después de algo más de 40 km en el coqueto Paseo del Carmen con imágenes de ríos, murallas y catedrales y, ¿cómo no?, el exquisito sabor de un buen torrezno.

 

Durius Aquae: Torrezno del Burgo
Torrezno del Burgo
(Visited 174 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: