Después de la nevada, esta se heló y luego llegaron nieblas y más lluvias y a continuación el sol atemperó todo. No es más que la lógica de nuestro clima. Y esta lógica ahora se manifiesta en forma de potente crecida en los ríos que vamos encontrando por nuestra cuenca de irregulares caudales.

La ruta en esta ocasión era muy sencilla. Se trataba de rodar —¡sin barros!— entre los arenosos pinares del sur de Valladolid con el fin de visitar los ríos Adaja, Eresma y Cega que bajan dinámicos e  imponentes sin llegar a desbordarse.

Adaja
Río Adaja en Valdestillas
El río Adaja en Valdestillas

Comenzamos nuestro paseo en Valdestillas donde impresionaba el salto de la pequeña central hidroeléctrica sobre el Adaja, más adelante y por caminos asequibles, llegamos hasta la unión con el Eresma. Allí habían desaparecido las playas y todo era una vibrante laguna de la que surgían islas de álamos. Sobre el puente romano (¿?) de Sieteiglesias pasaba el mismo Adaja impidiéndonos el paso.

Más adelante y por la carretera de Matapozuelos a Mojados, encontramos al río Eresma, también hermoso, limpiando sus riberas y configurando su cauce con nuevos y renovados sedimentos. Nos dio la impresión de que venía más cargado que el Adaja aunque estas cuestiones más bien dependen de embalses y técnicos de la Confederación.

Eresma
Río Eresma crecido
Río Eresma nos muestra su crecida en las proximidades de Alcazarén

Siempre entre pinares llegamos hasta Brazuelas y después a Alcazarén pasando por su recién remozado barrio de bodegas en un pequeño altozano a la entrada del pueblo en el que asoman un conjunto de zarceras entre viejos lagares de tapial y ladrillo.

Habíamos escogido esta ruta precisamente por la bondad de las arenas pinariegas en tiempos de lluvias, pero cometimos el error de abandonarlas. Un error que pagamos caro. Tomamos el camino hacia el Colladillo con la intención de llegar a Mojados por el cordel de Valdecorta y ahí fue el acabose en dura lucha contra una pesada pasta de yeso grisáceo que hacía imposible montar en bicicleta y muy difícil empujarla con la carga a la que había que sumar la de las botas.

Pero lo malo también suele terminar y con el único rayo de sol en toda la jornada llegamos a Mojados.

Cega
Mojados, Valladolid
Río Cega a su paso por Mojados

El Cega llegaba espectacular hasta un puente al que casi le cerraba los ojos. Un buen lugar para lavar las bicicletas y almorzar. Por las cercanías algunos almendros comienzan a mostrar sus rosados botones que vaticinan días más luminosos.

De regreso retomamos el inmenso pinar de Tamarizo de negrales y piñoneros, algunos enormes y curiosos; otros mostraban dramáticos desgarros en sus ramas provocados por la nieve y, a través de las retamas, vemos a un grupo de corzos brincar sobre el blando mantillo. La arena dura de nuestra senda y la luz, suave y tamizada, hacía ahora especialmente agradable el rodar en silencio.

Por una linde conseguimos llegar hasta la presa donde iniciamos el paseo por la ribera contraria a donde habíamos comenzado. Allí disfrutamos unos momentos del estruendo y la brumosa espuma que generaba la brava caída del agua sobre el muro.

Y así dejamos a los ríos seguir su violenta crecida redibujando constantemente sus cauces a su encuentro con el Duero para nosotros volver también a nuestros asuntos.

Y para que os animéis a verlo: aquí el track

Ventanuco de lagar en Alcazarén
Ventanuco de lagar en Alcazarén
(Visited 556 times, 1 visits today)

One thought on “Tras la tormenta…¡llegó la crecida!

  1. Qué curioso , hice una ruta muy similararo a la vuestra el paso domingo. Salí de la desembocadura del Adaja para llegar a Hornillos, Alcazarén pegadizo al río, todo lo que se dejaba que andaba bravo. Luego ande la dificultad y la lluvia volví pie el camino de Santiago. Me gustaría poder acompañaros un día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: