El rio Esgueva, como buen río que se precie, tiene también un gran afluente. Se trata del Río Henar, aunque, a decir verdad, se trata de un bonito arroyo que discurre desde más allá de Cilleruelo de Abajo y se entrega en Torresandino. Como suele ser habitual en estos rios pequeños se lo conoce también por otros nombres tales como Aguachal, Mataviejas o Cobos y su nacimiento lo podrían compartir varios arroyos cuyas fuentes se encuentran ya en la Sierra de Tejada, al Oeste de Peña Cervera.

Rios Esgueva y Henar
El rio Henar se entrega al Esgueva cerca de Torresandino

Nosotros partimos de Villatuelda, junto al Esgueva. Allí remontamos el interfluvio entre el rio y el arroyo dejando abajo los valles para rodar sobre los cerros cubiertos de cereal verde con bonitas vistas de las Peñas de Cervera en nuestro horizonte.

En el trayecto diáfano tratamos de mantenernos sobre las lomas. Aún así encontramos la fuente Pinilla muy bien escondida, corrales arruinados adornados con almendros y algunos cerrillos prominentes y llenos de encanto como las Bardihuelas, la  Grande y la Pequeña. No todo era soledad por estos páramos; algunos labradores laboraban con sus tractores y una pastora nos saludó desde la ladera de un cerro cuyas hierbas apuraban en calma sus churras.

La Henosa, Cilleruelo de Abajo
Fuente y ermita de La Henosa

Y llegamos hasta nuestro punto de inflexión: la sencilla ermita de La Aynosa. Acogedora y cuidada, romeros de tres pueblos se reúnen cada año para homenajear a la Virgen de la Henosa: Bahabón de Esgueva, Cilleruelo de Abajo y Santibañez de Esgueva. Hoy la temperatura es alta y, de entre las tejas de su portal, entran y salen avispas que mejor dejamos tranquilas.

Dejamos también la ermita y visitamos la fuente de Henosa y junto a su arroyuelo llegamos a Cilleruelo de Abajo. Un rosario de huertos junto al arroyo del Henar rodean el pueblo recostado sobre un suave picón. Recorrimos sus callejas encontrándonos con su royo junto a la iglesia y en una fuente —un grifo en realidad— junto a la antigua cilla donde pudimos reponer agua potable. Algo que parece cada vez más recomendable por nuestros pueblos con sus aguas acosadas por los productos agrarios.

Cilleruelo de Abajo, Burgos
Iglesia y picota en Cilleruelo de Abajo

Nos reencontramos con el arroyo del Henar y seguimos camino entre un cerrado robledal. Llegamos enseguida al molino de la Dehesa y allí almorzamos sobre la hierba entre un concierto sinfónico de pajarillos con el cuco colocando siempre su conocido colofón.

Descendiendo junto al Henar fuimos encontrando varias sorpresas entre un paraje florido en el que iban apareciendo fuentes y puentecillos.

Cilleruelo de Abajo, Valle del río Henar
El valle del Henar en las cercanías del molino de la Dehesa

Primero fue la Cueva del Cura Merino. Una pequeña oquedad entre las rocas que marcan el valle y que, como es natural, cuenta con leyenda referente al audaz guerrillero.

Más adelante aparecieron los evocadores corrales de Cabañes para recordarnos el pasado ganadero de la comarca.

Y, a continuación, nos encaramamos hasta la ermita románica de La Blanca y allí, ¡Oh sorpresa! Se encontraba abrevando junto a su fuente el rebaño de la pastora que habíamos saludado de mañana. Un agradable rato de charla contemplando su rebaño muy bien cuidado. Mientras sus tres perrillos pastores se desvivían con destreza para controlar al ganado.

Ermita La Blanca, Terradillos de Esgueva
Ermita de la Virgen Blanca

El rebaño volvía hacia Terradillos y nosotros retomamos nuestro camino hacia Torresandino.

Ahora el valle se hacía más ancho. Robles y sabinas iban desapareciendo y el cereal se encontraba en un momento de esplendor solamente salpicado de algunos chopos que nos marcaban la cercanía del arroyo.

Valle del río Henar, Torresandino
El río Henar se acerca al Esgueva

Finalmente el rio Henar se entregó con placidez al rio Esgueva, —casi tratándole de tu a tu— entre un paraje de chopos e iniciando juntos el camino común. Un camino que bien pudo haberse frenado en seco de haber prosperado el embalse que se trató de construir justo antes de Torresandino.

Regresamos a Villatuelda para tirar alguna foto al atardecer a su hermosa iglesia tardorománica de San Mamés. Rodeada por el Camposanto se erige su original espadaña. Se trata de una espadaña mocha provista de tres elegantes campanas y, alrededor, un rosario de bodegas abandonadas que se van hundiendo sin remedio.

Pues nada, aquí la ruta, muy  bonita y fácil la verdad ¡ánimo!

Palomar en provincia de Burgos
Palomar en Cilleruelo de Abajo

 

 

(Visited 234 times, 3 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies