Alguien dijo una vez algo parecido a esto: “Comenzar algo es tener más de la mitad hecho” . En esta ocasión, este precisamente ha sido mi caso. La cuestión era levantarse antes de las siete de la mañana cuando las sábanas cálidas te abrazan con fuerza. Una vez que me zafé y puse la cafetera ya tenía la mitad del camino hecho.

Se trataba se recorrer la vega norte de Tordesillas en bicicleta, haciendo énfasis en su canal, ruta tan llana y sencilla cómo exuberante. Las dificultades las traería el barro, la temperatura y la niebla.

El canal de Tordesillas

La primera iniciativa que nos consta para la ejecución de esta infraestructura nos llega del joven ingeniero de caminos D. Pedro Martín y Martín, de la Parrilla. En 1896, con 29 años,  elevó instancia solicitando permiso para la realización de estudios por la zona de cara a la construcción de un canal de regadío entre Simáncas y Tordesillas, 25 años más tarde se inauguraba el Canal de Tordesillas. D. Pedro Martín llegaría a ser el presidente de la CHD y más tarde diputado en la primera legislatura de la II República. Su iniciativa quitó mucho hambre y fijó población en esta comarca pero yo no he encontrado ni una sencilla calle con su nombre por estos pueblos.

Durius Aquae - Recorrido del Canal de Tordesillas
Recorrido del Canal de Tordesillas (CHD)

Este canal de 28 km, diseñado para el regadío, se puso en funcionamiento en 1923. Consiste en un cauce de sección trapezoidal forrado de hormigón. Desde su estación de bombeo principal en Villamarciel hasta su pequeño desagüe en Torre Duero riega más de 2000 ha de una bonita vega a ambos lados de Tordesillas en la parte norte del Duero.

Dispone (o disponía como aclararemos en la siguiente entrada) de dos puntos de elevación secundarios uno en Santa Marina y otro en San Vicente, además está complementado con una red de acequias que distribuyen el agua por toda esta vega, entre ellas la más importante la de Villamarciel-Geria-Simáncas que tiene otros 10 km más.

Cruza Tordesillas bajo su casco urbano, lo mismo sucede en Torrecilla de la Abadesa. Además salva los pequeños cauces de numerosos arroyuelos por lo que puentecillos y sifones son abundantes. También resulta interesante su oxidada maquinaria para regulación de caudales.

La ruta

Parto de Villamarciel con niebla intensa, me dirijo a su estación principal de bombeo. Esta está construida sobre las antiguas y arruinadas aceñas de Torrepesquera que formaron parte del patrimonio de la Cartuja de Aniago. El paraje se encuentra abandonado sin embargo resulta emocionante pasear entre sus viejos edificios y la presa. Las máquinas, adquiridas en Barcelona eran capaces de elevar 2300 l/s a 8 m de altura y así llenar el cauce del canal.

Durius Aquae, estación de bombeo del canal de Tordesillas
Interesante edificio dónde se encuentran las bombas

Ahora sigo por las proximidades del río hacia San Miguel del Pino. Algunos trechos campo a través hacen que me haya olvidado del barro y de lo limpia que llevaba la bicicleta. Aquí, en San Miguel, el paraje ribereño es fabuloso; puestos de pesca insertados en el Duero, presa, fuente y casa del molinero. Y, en el breve horizonte, la visión fantasmagórica de la iglesia de San Miguel, que más bien se asemeja a un castillo.

Durius Aquae; El Duero ya en invierno
El Duero en invierno

Continuo por la ribera hasta encontrar de nuevo el canal en el lugar donde hubo una casa para el guarda, a partir de aquí lo sigo entre charcos y barrizales hasta Tordesillas dónde el canal desaparece bajo sus calles. Subo al mirador y allí me entretengo un rato, como una naranja helada mientras me asomo al paisaje nebuloso que no pudo curar el atormentado espíritu de nuestra reina Juana.

Es el momento de regresar

Para ello tomo la Senda del Duero y ruedo entre la hojarasca parda de los álamos y chopos. Quería ver las aceñas de la Peña, al otro lado del río, pero no es posible. Me tengo que conformar con intuir y escuchar su destartalada presa por lo que sigo adelante. Tampoco veo rastro de lo que seguramente fue un vado, el de la Benita. La vegetación es abundante y el camino la ribetea al lado de campos segados de maíz. Una cigüeña que arrebaña mazorcas me observa desconfiada.

Durius Aquae; Senda del Duero, Tordesillas
Senda del Duero, Tordesillas

Tras cruzar unos pinares encuentro de nuevo el canal y lo sigo en el sentido contrario a su corriente. Su vegetación de ribera se degenera y muere y es que ya no pasa el agua vital. Los pinos y encinas que me enmarcan el camino lo llevan mejor. Pedaleo tranquilamente, no me he encontrado con un alma y tengo próximo el punto de partida. A mi derecha aprecio difusos los carrizos que colman la charca de la Salina, me tienta pero es momento de recogerse.

Durius Aquae; Canal de Tordesillas, compuerta de distribución
Canal de Tordesillas, compuerta de distribución

 

Mapa de la ruta propuesta, unos 35 km. Si la haces con buen tiempo puedes completarla con subida al cerro Carrecastro y disfrutar de una espectacular panorámica:

En la entrada CANAL DE TORDESILLAS II visitamos la otra parte del canal…

Animate y deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: